BARCELONA

Luis Suárez será del Atlético

La cumbre entre los abogados del jugador y Bartomeu acabó en principio de acuerdo. El club rojiblanco no paga traspaso pero sí abonara determinadas cantidades por objetivos.

Luis Suárez acabará siendo jugador del Atlético de Madrid después del principio de acuerdo que alcanzaron los abogados del uruguayo con el Barcelona, en una cumbre a la que asistió el propio presidente azulgrana, Josep María Bartomeu. El club rojiblanco no pagará traspaso alguno, pero sí deberá abonar ciertas cantidades en función de objetivos. Esa cifra, según pudo saber AS, será de un máximo de dos millones en cada una de las dos temporadas. La intención del Atlético era  que el anuncio oficial del fichaje coincidiera con el de la cesión a la Juventus de Morata, pero  será un día después.

Para hoy se espera la confirmación oficial del fichaje de Luis Suárez siempre que supere el reconocimiento médico pertinente, último trámite antes de cerrar la operación.

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça, acudió en primera persona esta tarde a la reunión que el club azulgrana había programado con los abogados de Luis Suárez para intentar resolver la salida del jugador, que tenía un acuerdo con el Atlético de Madrid pero que había sido bloqueado por el máximo dirigente de la entidad culé, que no quería pagar la mitad de la ficha de un jugador que va a ser rival directo en las tres competiciones la temporada que viene.

Según pudo saber AS, el Barça le estaba pidiendo al Atlético de Madrid 10 millones de euros por el traspaso. Los rojiblancos no querían pagar un euro por él. El acuerdo con Suárez era si llega con la carta de libertad y por si el Barça no le daba luz verde, Cavani está en la recámara.

Suárez había dado el visto bueno a renunciar al 50 por ciento de su salario a cambio de que el Barça, que le había comunicado que no contaba con él, le diese la carta de libertad. Pero Bartomeu, que había 'vetado' una serie de clubes, se echó atrás cuando alguien de la directiva le insinuó que no podía darle la carta de libertad al jugador y encima pagarle siete millones de euros mientras metía goles con el Atlético. Fuentes del Barcelona veían difícil "desbloquear" la situación, pero finalmente pudo resolverse.