CELTA

1x1 del Celta: Aspas y Nolito, los clásicos siempre vuelven

La conexión del sanluqueño y el moañés destrozó al Valencia. Mor no consiguió unirse a la fiesta de sus dos socios. El canterano Veiga debutó en Primera.

Iago Aspas y Nolito celebran el primera tanto del Celta contra el Valencia en Balaídos.
MIGUEL RIOPA AFP

Iván Villar: Hay portero. Las dos veces que tuvo que intervenir lo hizo con acierto. El gol de Maxi era imparable. Más seguro con los pies que en la primera jornada.

Hugo Mallo: Ha vuelto. Físicamente no tiene nada que ver con el jugador de la pasada temporada. Tuvo ida y vuelta. Se empleó con excesiva dureza en el tramo final de la primera parte, pero el árbitro no lo amonestó. Anuló a Guedes y, aunque empezó sufriendo con la velocidad Musah en el arranque del segundo tiempo, también supo atar en corto al joven extremo.

Aidoo: Uno de sus mejores partidos con la camiseta del Celta. Se multiplicó cortando y despejando balones. Incluso en una aparición ofensiva ganó la línea de fondo y puso un peligros pase atrás.

Murillo: Llegó, jugó y cumplió. Tuvo el lunar del gol de Maxi, pero el ariete charrúa se le anticipó muy bien. En la primera parte había salido victorioso yendo al suelo para despejar un disparo del uruguayo. Después de solo haber entrenado un día con el equipo, Óscar lo sustituyó a falta de diez minutos y sus compañeros echaron en falta su liderazgo.

Olaza: Intenso. Firmó un sensacional primer tiempo, apareciendo insistentemente en ataque y borrando del mapa a Musah. Tras el descanso se limitó a cerrar su costado.

Tapia: Jugó con fuego. Se cargó demasiado pronto con una amarilla (minuto 24) y pudo ver la segunda por una mano. Gil Manzano lo indultó. Por lo demás, impecable defensivamente y con criterio en la distribución. Pidió el cambio por un golpe.

Beltrán: Dinámico. Abarcó mucho campo en la presión y apoyando en ataque. Óscar lo retiró a la hora de juego junto a Denis.

Denis: Detalles. Antes de que se cumpliera el primer minuto conectó un buen disparo desde la frontal y también demostró su calidad asociándose con Mor en una pared de tiralíneas. Arrancando desde la derecha se movió por todo el centro del campo para aportar fluidez.

Nolito: Omnipresente en ataque. Acción de muchos quilates en el 1-0, burlando a toda la medular del Valencia y asistiendo milimétricamente a Aspas. Provocó la falta del 2-1. Dispuso de dos ocasiones inmejorables para cerrar el partido, pero no le funcionó su definición marca de la casa.

Mor: Desperdició un encuentro para lucirse. No consiguió aprovechar los espacios que dejó el Valencia. Se marchó enfadadísimo consigo mismo y su coaching personal va a tener trabajo esta semana. Tampoco debe autoflagelarse porque ni mucho menos jugó un mal encuentro.

Aspas: Hizo lo que quiso. Exhibición de cómo desmarcarse en el primer gol y en el segundo firmó un lanzamiento de falta que está al alcance de muy pocos. Doblete y un sinfín de acciones desequilibrantes.

Baeza (entró por Denis): Vertical. El palo impidió que marcara el 3-1 con un remate cruzado. Supo moverse jugando con espacios en la banda derecha.

Okay (entró por Beltrán): Piernas frescas. Pudo mostrar su faceta más ‘box to box’ y le faltó que algún compañero lo encontrase en sus apariciones por el área. Cometió una falta innecesaria que le costó una amarilla y permitió al Valencia disponer de una opción para probar a Villar desde lejos.

Brais (entró por Mor): Le faltó matar el encuentro. Primero se topó con el larguero y después pecó de individualista en una contra en la que Nolito y Aspas se la estaban pidiendo. Cómodo en el enganche.

Araújo (entró por Murillo): Enchufado. No acusó el varapalo de haber perdido la titularidad y saltó con personalidad al terreno de juego cuando Óscar le dio entrada para ocupar el puesto de Murillo.

Veiga (entró por Tapia): Desparpajo. No se le notó la condición de debutante en Primera. Lejos de quemarle el balón con un resultado tan ajustado, lo pidió desde el principio y lo manejó con clase.