BARCELONA

Semedo, al Wolverhampton

La venta del lateral al club inglés se cerró ayer. La necesidad de dinero y el interés por Sergiño Dest, claves en el cambio de opinión. La repesca de Emerson está sobre la mesa.

Semedo, en una rueda de prensa con el Barcelona.
RODOLFO MOLINA

Nelson Semedo, después de muchas idas y venidas, se va del Barcelona. En la tarde del sábado se cerró su traspaso al Wolverhampton inglés por una cantidad aún por determinar. La necesidad de dinero y el interés en Sergiño Dest justifican la salida de un jugador siempre a caballo entre lo imprescindible y lo vendible.

El caso es que el club azulgrana, con la caja en los huesos, dio el OK a que Jorge Mendes, agente del jugador, trajera ofertas por él. Semedo ya no sabía a qué atenerse y obviamente dio el visto bueno a su salida. Nelson Semedo ya no jugó al Gamper. Era la confirmación de que su salida era cuestión de horas.

La temporada pasada, Nelson Semedo quiso abandonar el Barça. Frustrado por su suplencia en Liverpool el día del 4-0, pidió marcharse y encontró sitio. El Atlético de Madrid le pretendía, pero la relación entre los rojiblancos y el club azulgrana se había enfriado por el caso Griezmann. Así que el Barça le dijo a Mendes que o el Atlético venía con 50 millones de euros o no salía. Y no salió. A cambio, el club le 'aseguró' la titularidad, porque en su plan estaba proyectada la salida de Rakitic y que Sergi Roberto pasase a ser centrocampista; y una mejora de contrato.

Al final, el Barça se lo pensó mejor y como el rendimiento del jugador no estaba siendo sobresaliente, se repensó lo de la mejora de contrato. Semedo, que no había jugado su mejor temporada, volvió a ponerse en el mercado hasta que pareció que sería Sergi Roberto quien saldría rumbo al City. Cuando el asunto estaba tranquilo llegó el traspaso.

El Barça cree que necesita dinero y Semedo es un activo. Eso sí, en el club azulgrana son conscientes de que el jugador ya no vale, como el curso pasado, 40 millones de euros ni de lejos.

Pero al interés económico también hay que añadir un interés deportivo. En el club azulgrana creen que es posible incorporar a Sergiño Dest, el jovencísimo lateral con pasaporte holandés y estadounidense de 19 años que está considerado uno de los carrileros derechos con más proyección de Europa. El Barça cree que la buena relación con el Ajax en general y con su director deportivo, Marc Overmars, en particular, podría permitir al Barça conseguir una cesión con opción de compra obligatoria para aplazar el pago.

Ahí compite con un enemigo feroz, el Bayern, y eso obliga a un plan B, que sería Emerson, lateral del Betis que cumple su segunda temporada de cesión por el Barça pero que puede recuperar ya por una cantidad módica (tres millones).