ATLÉTICO

El viaje emocional de 'El Niño' Torres hacia 'El Último Símbolo'

Fernando Torres cuenta su historia junto a su círculo más cercano en El Último Símbolo, el documental que Amazon Prime Video estrena este viernes.

El viaje emocional de 'El Niño' Torres hacia 'El Último Símbolo'
Amazon Prime Video

"En el fondo siempre me han visto como uno de ellos. Al final era lo que era”. Habla Fernando Torres sobre su conexión especial con el Atlético. Y lo hace El Niño en el viaje más personal hacia sus orígenes como futbolista para contar su propia historia. Con sus propias palabras y junto a su círculo más cercano. Un relato que lleva por título Fernando Torres: El Último Símbolo, el documental que estrena este Amazon Prime Video en España. “En los inicios era luz y esperanza para los atléticos. Vivía en una nube. Todo era felicidad”, contaba a AS desde el Wanda Metropolitano esta semana en el acto de presentación del largometraje.

Un trabajo producido por Buendía Estudios y sustentado en un relato pausado de unos 105 minutos de duración que arranca con imágenes inéditas del archivo familiar. Un salto en el tiempo hacia sus primeros partidos de fútbol sala allá por 1992 salpicados por los ánimos y la espontaneidad natural de Flori Sanz, su madre. “Nos ha dejado estar cerca. Y veremos luces y sombras, imágenes inéditas que ni él recordaba”, cuenta Ignacio Corrales, CEO de la productora.

El relato.

Fernando Torres, en 1989

La cinta arranca con la semana previa al anuncio en Japón de su retirada. Una cuenta atrás que articula todo la narración, intercalada de memorias en orden cronológico. De las primeras imágenes en las que asoma un niño con una timidez extrema a sus primeros partidos sobre cemento, el fútbol once, los balones Mikasa y un deseo inicial de ser portero frustrado por la pérdida de dos dientes. “Todo aquello me curtió. El cambio de posición hay que agradecérselo a mi madre”, apunta Torres.

Y de ahí al salto a la cantera del Atleti, luego al primer equipo y finalmente al estrellato mundial como locomotora de ingresos del club de su vida. Fue el momento del popular anuncio de Pepsi que reivindicaba sus orígenes. “En mi barrio se dice Pesi. Que yo soy de Fuenla”, decía con desparpajo. "Hay un momento en el que hay que elegir. ¿Quiero ser como Beckham? Fernando decidió que quería ser Fernando Torres. Se decidió que dedicara la mayor parte de sus esfuerzos y sin despistes, toda su energía, al futbol y no a la publicidad”, apunta Petón.

En el camino hacia el éxito Luis Aragonés fue pieza clave. “Se empeñó en ser mi maestro, mi padre deportivo. Por alguna razón me tenía estima. ¿Frases de Luis? Enfádese consigo mismo si no juega. Usted no sabe nada de nada. Ya entenderá lo que le digo”, recuerda de un amplio repertorio.

Fernando Torres, en la semana del anuncio de su retirada.

El documental, sustentado en figuras clave de su carrera aporta los testimonios de Antonio Sanz, Margarita Garay y compañeros de equipo y Selección, así como la visión, entre muchos otros, de dos periodistas de AS que le conocen bien como Alfredo Relaño y Javier Gómez Matallanas. 

Fernando Torres ofrece además su versión de la tan dolorosa como polémica salida del Liverpool rumbo al Chelsea. “No tuve la sensación de que importara que me marchara. La reunión se convirtió en cuánto iban a sacar y en qué momento. Me apuñalan, me traicionan y aparece en la prensa. Hay que buscar un culpable.”, dice de la directiva de entonces. “Yo me fui de mi casa por venir aquí. Y sin Xabi Alonso, Mascherano y Benítez estábamos muy lejos de los títulos. Siempre me echaré en cara no haber intentado impedir que el equipo se desmontara. No me arrepiento de haberme ido porque no se cumplieron las promesas ni las expectativas que el club me había ofrecido. Entiendo la reacción de la gente y el enfado. No pensé en todo lo que rodeaba. Elegí el sitio que pensaba que me iba a acercar mas a los títulos, que era lo que me faltaba", argumenta.

Fernando Torres, en Anfield.

Y entre medias la etapa en el Chelsea y el AC Milan o curiosidades como los tres intentos de fichaje del Real Madrid. “Yo nunca he hablado con el Real Madrid. Es una cuestión de principios. Creo que eso sí es una traición a una manera de ver las cosas y entender el fútbol”, dice Torres. O su obsesión por cortarse el pelo cuando la racha goleadora no acompañaba. “Cuando no le salían bien las cosas se cortaba el pelo. Tenía una superstición de tijera”, apunta Matallanas.

La complicada relación con Simeone en su segunda etapa como jugador del Atleti asoma en el tramo final de la cinta. "Yo le conozco bien y sabía que esperaba mucho de mí, que me iba a poner a prueba, que no me iba a regalar nada, pero que me quería como futbolista", cuenta Torres, que lamenta la amarga derrota en la final de la Champions ante el Madrid en la que no pudo lanzar el último penalti. "Perdí una final de Champions con un gol en fuera de juego, pero no perdimos por el árbitro. Creo que fuimos mejores, pero no fue suficiente", explica. Y luego llega la pérdida de la titularidad y de protagonismo en el campo. "Nunca le he pedido ninguna explicación a Simeone porque le conozco bien. No sé si fue algo personal o profesional o un poco de las dos. Entiendo la complejidad de gestionar una llegada como la mía. Hubo un momento en el que todo se desmoronó. En su cabeza nunca fui el delantero titular. Puedes aceptar la realidad de que no estás para cuarenta partidos como titular, pero nunca no estar ni siquiera entre los convocados", lamenta el jugador.

"Él ha nacido en la casa, ha sido uno de los pilares más importantes. Lo posiciona en un lugar diferente porque tiene un don. Siempre hemos pensado en hacer lo mejor para el equipo. Siempre le dijimos que nosotros no traíamos al ídolo del equipo o de la gente, sino que traíamos al futbolista que necesitaba el equipo. Siempre me comporté en consecuencia de lo que sentí, lo que creía que el equipo necesitaba", explica el entrenador. Y de ahí a la tensa reunión que desembocó en la salida. "Simeone ha sido mi compañero. Primero fue mi ídolo, luego compañero y después entrenador. Entiendo la incomodidad de esa relación desde su punto de vista", admite Torres. "Yo creo que el más generoso fue Fernando porque entendió que si continuaba podía darse una situación de crispación", concede Miguel Ángel Gil Marín.

El camino termina con los recuerdos del ya derruido Calderón, la sentida despedida del Atlético en el Metropolitano con recuerdo para su abuelo atlético y la retirada tras su etapa en Japón. “La razón de mi retirada es que ya no estaba disfrutando. El secreto de la vida es intentar ser feliz en el día a día en lo que haces”, explica. Asoman de nuevo los siempre presentes rumores sobre el regreso a su casa. “Volveré cuando pueda ayudar”, repite incansable  Torres. Es el viaje de El Niño a El Último Símbolo. En el horizonte siempre asoma el Atleti.

Fernando Torres pasea junto al Vicente Calderón.