INGLATERRA

El plan de Carletto para el renacer de James

El colombiano debutó con nota en el Everton partiendo desde la banda en el 4-3-3 del italiano que le cubre las espaldas con Allan y Doucouré para que solo mire hacia arriba.

Con camiseta azul y con el dorsal 19 a la espalda, James Rodríguez debutó este domingo en la Premier League dispuesto a dejar atrás los fantasmas que le han perseguido en su última etapa en Madrid. Para ello, decidió mudarse a Liverpool junto a su 'padre' futbolístico, Carlo Ancelotti. Entre ambos se entienden. El italiano fue capaz de sacar su mejor nivel en Madrid después de brillar en el Mundial pero el equipo se cayó y los resultados condenaron al italiano. Con Zidane nunca se entendió y, después de un breve periplo muniqués para ambos, su unión en Goodison Park comienza con buen sabor de boca.

Desde que empezó a sonar su llegada al Everton, aficionados y expertos se hacían la misma pregunta: ¿Será James capaz de aguantar el nivel físico de la Premier? Este domingo, Carletto le dio la vuelta a sus cartas y demostró tener la mano ganadora. "No estoy preocupado por el físico. Si estuviera preocupado hubiera fichado a Bolt, no a James", aseguró, ceja en alto, ante los micrófonos de Sky Sports al terminar el encuentro con victoria por 0-1 ante el Tottenham gracias a un gol de Calvert-Lewin. Aunque el de Cúcuta se fue sin tanto o asistencia, su notable partido dejó entrever que los planes de Carlo para él funcionan.

Un 'falso extremo' con las espaldas bien cubiertas

Al acabar el encuentro, Carlo explicó lo que se pudo ver sobre el verde. James juega protegido para poder volcarse en ataque. "Si consideramos el aspecto físico, James no es el jugador más rápido del mundo pero tiene mucha calidad. Tenemos que ponerlo para que la pueda mostrar. No es un extremo derecho pero va para dentro y ahí, entre líneas, es muy peligroso", aseguró.

Sobre la pizarra el Everton de Ancelotti forma con un 1-4-3-3 pero, aunque James arranque desde la banda, es un falso extremo. Como explica Carlo, el colombiano no tiene orden de buscar la línea de fondo y centrar como un banda clásico, sino de entrar a pierna cambiada para dar el balón a sus compañeros en zonas ventajosas. También, para buscar el disparo con su zurda. Sus datos evidencian la eficacia del plan de Carletto: cinco ocasiones generadas, tres disparos, un 83% de acierto en el pase y hasta once envíos con éxito en el tercio final del campo con un notable 78% de efectividad. El ataque del Everton pasa por sus pies. 

Además, Carlo le ha abierto un abanico de opciones para sus envíos. Si no tira, arriba, Calvert-Lewin aparece para el remate, desde la otra banda, Richarlison y su velocidad le dan una alternativa en largo y por la suya, Coleman le dobla de manera constante para recibir y poder colgar el balón al área. Si recibe y decide volver para atrás en corto puede manejarse con Doucouré, más box to box, Allan o André Gomes, en la sala de máquinas. Los dos recién llegados y el ex del Barcelona son, precisamente, sus guardaespaldas. El italiano decide cargar con músculo y trabajo el resto del centro del campo para 'liberar' a James de demasiadas tareas defensivas pero mantener la balanza equilibrada. Igualmente, el 19 se aplicó en ocasiones en defensa, pero no de manera continuada sabiendo que le cubrían.

Sin jugar desde el 21 de junio (contra la Real Sociedad) y sin apenas entrenar con sus nuevos compañeros, James ilusiona a la afición de Goodison Park en sus primeros 90 minutos, que se esperaban de un menor nivel del ofrecido. La calidad sigue, ahora, la regularidad es su gran tarea pendiente. Carlo ya le ha dado su sitio.