REAL MADRID

Borja Mayoral, sin prisa por resolver su futuro

El delantero, que sigue entrenándose a las órdenes de Zidane, cuenta con ofertas de Valencia, Levante, Fiorentina, Lazio y Marsella.

Borja Mayoral se incorporó a la pretemporada del Real Madrid y, por el momento, es uno más a las órdenes de Zidane. Tiene contrato hasta junio de 2021 con el club blanco. Por primera vez en los últimos años el de Parla tiene la sartén por el mango para decidir su futuro y no tiene prisa. Sabe que está ante la que es, hasta el momento, la decisión más importante de su carrera. Se desvinculará del club que le ha criado y no quiere precipitarse.

Después de su buen año con el Levante no le faltan las 'novias'. A día de hoy el mejor colocado para hacerse con sus servicios es el Valencia, aunque los che necesitan ingresar aún más dinero para abordar el fichaje de Mayoral, que tal y como adelantó AS el pasado 26 de junio es la prioridad para reforzar su ataque. El Madrid cree mucho en el joven delantero (23 años) y no quiere desprenderse de él: pide 15 millones por el 50% de sus derechos. Los valencianistas intentan hacerse con el 70%, aunque llegar a un acuerdo no será un problema. La dificultad es conseguir los ingresos que hagan viable la operación.

Esa opción gusta mucho a Borja, porque son ya tres meses del Valencia insistiendo en su fichaje, es un club que le atrae y conoce la ciudad tras sus dos años cedido en el Levante. Pero no es la única oferta que maneja el de Parla. El Levante insiste en su fichaje, tiene capacidad financiera para hacerlo y le esperará hasta última hora. Están encantados con el rendimiento y profesionalidad ofrecidos estos años.

Además, tiene muy buen cartel en Europa. En Italia la Lazio y la Fiorentina le pretenden. La intención de ambos es pelear hasta el final por convencerle. También desde Francia llega una oferta atractiva: el Marsella le ha hecho saber que está dispuesto a abordar su fichaje.

Con todos estos ingredientes, Mayoral está tranquilo. Está a disposición de Zidane para lo que necesite mientras se resuelve su futuro, tanto en los entrenamientos como si quiere contar con él en los partidos. No se va a precipitar porque quiere elegir un proyecto en el que crean en él, para triunfar y volver algún día al Bernabéu con los galones de delantero importante.