ESPANYOL

Fran Mérida, el metrónomo para dirigir la sinfonía del Espanyol

Disputó 89' y fue el líder de la medular blanquiazul. Jerarquía, calidad y consistencia. Sirvió la falta que acabó en el 2-0. Dio más de 100 pases y sólo 15 fueron malos.

0
Fran Mérida, el metrónomo para dirigir la sinfonía del Espanyol
Gorka Leiza

Carta de presentación de oro del Espanyol. El conjunto blanquiazul empezó a tomarle el pulso a Segunda con un cómodo y solvente triunfo ante el Albacete (3-0) y lo hizo impulsado por un metrónomo de excepción: Fran Mérida.

El ‘8’ perico debutó en partido oficial con el conjunto blanquiazul y se adueñó del RCDE Stadium. Cumplió con las expectativas que se generaron con su fichaje porque destiló jerarquía, calidad y consistencia. Su partido fue muy bueno. Disputó 89 minutos. Vicente Moreno quizás lo quiso señalar en el cambio porque en un estadio con público, la ovación habría estado asegurada.

Fran Mérida aportó lo que necesita el Espanyol para competir, y ganar, en Segunda: pausa, sacrificio y calidad cuando se tiene el balón. Arrancó un tanto frio porque en su primera participación no se entendió con Wu Lei, pero rápidamente mostró galones al corregir la posesión a su compañero.

Por televisión se vio claro como le indicaba que, si RdT venía a pedir el balón al pie, él debía correr al espacio para aprovechar su hueco. Con el paso de los minutos fue ganado en presencia y peso y empezó a mover al equipo blanquiazul. Es más, el 1-0 nace de un cambio de orientación suyo. Controló el balón en la izquierda y se apoyó en David López para llevar el balón a la derecha.

El Espanyol carburó tanto en el toque del balón como en la estrategia. Y Fran Mérida tuvo su protagonismo. ¿El 2-0? Él sirvió la falta que, tras prolongar David López, acabó en el gol de Wu Lei. Parece la extensión de Vicente Moreno, un técnico que confía en él y le dio más minutos a que al resto de sus compañeros en la medular.

El técnico perico aprovecho los cinco cambios, pero Fran Mérida fue el ‘indiscutible’ en la medular. Primero se encargó de engrasar el triangulo que formó con David López y Melendo y, en la segunda mitad, con Marc Roca y Darder. Se le vio activo, queriendo ser protagonista y es que parece que el Espanyol tiene en sus filas a uno de los mejores centrocampistas de la categoría.

Tan solo se cuenta un partido de Liga, pero bastó para ver que Fran Mérida quiere dar que hablar. En cuanto a números cumplió porque tan solo dio 15 pases malos, recuperó tres balones y cometió una falta y recibió otra. En la distribución, la mayoría de pases fueron en campo contrario y superó los 100.

El único pero, la llegada desde segunda línea. Intentó dos disparos y el primero se marchó muy desviado y el segundo se topó con la zaga del Albacete. Pero hay optimismo. Hay ilusión. Fran Mérida dirige la orquestra.