Girona

La operación salida no arranca en Girona

Bono, que lo tiene hecho con el Sevilla, y Stuani, que saldrá del club, todavía forman parte del equipo

La operación salida no arranca en Girona
EDDY KELELE

Una de las máximas de la educación en el transporte público, el dejar salir antes de entrar, puede aplicarse perfectamente también al Girona. Y no solo porque lo más lógico es hacer hueco en el equipo antes de que lleguen las nuevas incorporaciones, sino porque el equipo catalán tiene la necesidad imperiosa de reducir su masa salarial. Y el único camino es dar salida a los futbolistas que más cobran.

El primero en salir, en realidad ni siquiera volverá a Girona, será Bono. Su cesión al Sevilla, con una Europa League ganada de por medio, ha sido más que provechosa y la entidad hispalense ha decidido hacerse con el meta. El precio pactado en la cláusula de compra (alrededor de 4 millones) es lo que pagará el Sevilla y solo hace falta eso, el pago: la entente entre jugador y ambos clubes es total y la operación debería desbloquearse en breve.


El otro gran nombre propio es el de Stuani, que no continuará en Girona. Lo dio ya prácticamente por perdido Quique Cárcel al hacer la valoración de la temporada y RAC1 adelantó que el uruguayo tiene decidido salir de Girona. Una noticia que no sorprende a nadie pues los goles y el salario del uruguayo no son los adecuados para un equipo de Segunda. Su marcha, sin embargo, puede dilatarse en el tiempo pues es evidente que el Girona no regalará a su mejor futbolista.

Pero las salidas no acabarán con Bono y Stuani, pues hay una ristra de futbolistas, con cartel y/o sueldos elevados, que también saldrán del club. El siguiente en la lista es Mojica, que interesa al Getafe y tiene difícil continuar en Montilivi, mientras que futbolistas como Borja, Juanpe o Samu Sáiz no tienen segura su continuidad. Difícilmente se marcharán todos, pero seguro lo harán algunos.

Una de las máximas de la educación en el transporte público, el dejar salir antes de entrar, puede aplicarse perfectamente también al Girona. Y no solo porque lo más lógico es hacer hueco en el equipo antes de que lleguen las nuevas incorporaciones, sino porque el equipo catalán tiene la necesidad imperiosa de reducir su masa salarial. Y el único camino es dar salida a los futbolistas que más cobran.
 
El primero en salir, en realidad ni siquiera volverá a Girona, será Bono. Su cesión al Sevilla, con una Europa League ganada de por medio, ha sido más que provechosa y la entidad hispalense ha decidido hacerse con el meta. El precio pactado en la cláusula de compra (alrededor de 4 millones) es lo que pagará el Sevilla y solo hace falta eso, el pago: la entente entre jugador y ambos clubes es total y la operación debería desbloquearse en breve.
 
El otro gran nombre propio es el de Stuani, que no continuará en Girona. Lo dio ya prácticamente por perdido Quique Cárcel al hacer la valoración de la temporada y RAC1 adelantó que el uruguayo tiene decidido salir de Girona. Una noticia que no sorprende a nadie pues los goles y el salario del uruguayo no son los adecuados para un equipo de Segunda. Su marcha, sin embargo, puede dilatarse en el tiempo pues es evidente que el Girona no regalará a su mejor futbolista.
 
Pero las salidas no acabarán con Bono y Stuani, pues hay una ristra de futbolistas, con cartel y/o sueldos elevados, que también saldrán del club. El siguiente en la lista es Mojica, que interesa al Getafe y tiene difícil continuar en Montilivi, mientras que futbolistas como Borja, Juanpe o Samu Sáiz no tienen segura su continuidad. Difícilmente se marcharán todos, pero seguro lo harán algunos.