BARCELONA

SER: Messi no tendría que pagar; el Barça sostiene que sí

"El Larguero" asegura que el delantero puede romper su contrato sin tener que pagar la cláusula. El Barcelona lo niega y sostiene que su contrato sigue igual.

0

En las últimas horas ha quedado claro que no se vislumbra una reconciliación entre Leo Messi y el Barcelona después de que el argentino no se presentara a las pruebas PCR de la plantilla y además su salida puede enredarse más de lo que ambas partes querrían por una cláusula que incorporaron en el último contrato de renovación firmado en 2017.

Según "El Larguero", dicha cláusula exime al argentino de pagar los 700 millones de euros si decidiera marcharse en su última temporada opcional, que es la que iba a comenzar ahora. De esta forma, según la información de la Cadena SER, Messi tendría el respaldo jurídico por el cual saldría del Barça ya sin abonar su precio de salida. La versión del club es bien diferente: no existe ninguna cláusula de escape gratis para el jugador argentino.

Las fuentes barcelonistas sostienen que el contrato de Leo sigue vigente en las mismas condiciones que en los años anteriores y su cláusula sigue siendo la misma, 700 millones de euros, ya que no comunicó su intención de abandonar el club antes del 10 de junio.

Y es que todo parece que se complica a la hora de concretar cuál es la fecha de final de la temporada, que este año se ha visto modificada por culpa de la pandemia. El equipo que trabaja con Messi asegura que la campaña finalizó tras la eliminación en Champions ante el Bayern y el club no se mueve en su idea del 10 de junio.

En el caso de que Messi se vaya del Barcelona la FIFA tendría que otorgar al nuevo club un transfer provisional o definitivo. El club que preside Josep María Bartomeu ha despedido este sábado al bufete de abogados Cuatrecasas después de que asesoraran al futbolista en el burofax.

Leo Messi tenía que presentarse a los test de este domingo, pero, como anunció, no lo hizo porque entiende que ya no es jugador del Barça. El club le dice que sigue  bajo su disciplina  y el delantero se arriesga a una sanción y a un expediente. La guerra ya es abierta.