Escocia

La caída europea de un histórico: el Celtic Glasgow

Por tercer año consecutivo, el equipo católico ha caído eliminado en la ronda previa de la Champions. Sus aficionados piden la cabeza de Lennon.

Hace ya mucho años que los equipos escoceses perdieron casi todas sus posibilidades de lograr algo importante a nivel europeo. La última gran hazaña de su fútbol fue la clasificación que logró el Rangers para la final de la UEFA en el año 2008, en la que el equipo protestante de Glasgow cayó ante el Zenit (2-0). Pero aquello fue una excepción en los últimos 30 años. Por lo general, los aficionados de los equipos escoceses se conforman con no hacer el ridículo en la fase de grupos de la Champions. Sin embargo, en los últimos años los aficionados del reino británico ni siquiera han podido escuchar el himno de la máxima competición europea en sus estadios.

Y el gran culpable de ello es el Celtic. Con el Rangers llegando al final de su reconstrucción (fue descendido en 2012 hasta la Cuarta División y de la mano de Steven Gerrard ya ha logrado dos subcampeonatos seguidos), los católicos de Glasgow han hecho de la liga escocesa un auténtico monopolio en los últimos nueve años en los que ha conquistado nueve títulos de manera consecutiva, siendo los únicos con posibilidad de disputar la Champions en todo ese periodo. Hasta hace tres temporadas, lo normal era ver al primer campeón británico de Europa en los bombos de la fase de grupos, pero, tras la caída del equipo de Neil Lennon ante el Ferencvaros el pasado miércoles, el Celtic va a quedarse sin disputar la Copa de Europa por tercer año consecutivo.

Esta situación no ha sentado nada bien entre los aficionados católicos, que ven cómo uno de los grandes clubes históricos de la vieja Europa (fue campeón de la Copa de Europa en 1967) es incapaz siquiera de pelear por un puesto en el bombo 4 de la fase de grupos. Por ello, a través de las redes sociales y los medios locales, los seguidores del Celtic han pedido la cabeza de su técnico, Neil Lennon, un histórico del club, al que no le ha valido ganar la novena liga consecutiva para sentarse con seguridad esta temporada en el banquillo del Celtic Park.