WOLFSBURGO 1-0 BARÇA

Rölfo tumba a un gran Barça y lleva al Wolfsburgo a la final

El cuadro alemán se lleva el pase tras una victoria por la mínima. Partido con polémica tras una penalti no pitado a favor del Barça en el minuto 13. No había VAR.

Hay jugadas que adquieren importancia con el paso de los minutos. En la semifinal entre el Barça y el Wolfsburgo en Anoeta asistimos a una de ellas, con la polémica abierta en cuanto a la ausencia de VAR en una fase final de Champions disputada en un estadio de nivel como el Reale Arena. No hubo revisión ni posibilidad de que la hubiera en una jugada en la que el balón golpeó en la mano de una jugadora del Wolfsburgo en el área sin que la árbitra pitara la pena máxima. Con un posible penalti, mucho hubiese cambiado el planteamiento del partido para las azulgranas, que echaron mucho de menos una intervención de la colegiada en esta jugada. No fue decisiva, y sí que lo sería la falta de pegada del Barça, pero sí que fue trascendental. El Wolfsburgo terminó llevándose el pase a la final con una victoria por la mínima, con gol de Rölfo, y tras un encuentro muy igualado. Mientras, el Barça logró someter a las alemanas y rozar un pase histórico a la final.

El equipo azulgrana saltó al verde con una marcha más que las alemanas. Graham Hansen protagonizó el primer aviso desde la banda diestra y de sus botas saldrían varias ocasiones claras durante una primera parte en la que el cuadro culé supo incomodar al Wolfsburgo. La noruega mandó al lateral de la red un mano a mano con Abt, esta vez desde la izquierda. Y, su falta de puntería se reflejó también de Oshoala, que rozó el gol tras errar varios pases finales. Pero, sin duda, la jugada decisiva del primer tiempo y del partido quedó en el minuto 13, cuando la árbitra no pitó un penalti claro por mano al Wolfsburgo. Con la inexplicable ausencia del VAR, la jugada quedó sin revisión, aunque la polémica apareció en escena en un partido que mantuvo un gran ritmo desde el inicio. Con el paso de los minutos, el Wolfsburgo consiguió quitarle protagonismo al Barça en la posesión del balón y el duelo quedó equilibrado en cuando a juego y marcador (0-0) al descanso. Eso sí, no faltaron ocasiones en ambas áreas, con un gran espectáculo de ambos equipos, cayendo las más claras en el casillero azulgrana.

Hansen lideró sin suerte las ocasiones del Barça

La segunda parte arrancó con susto para el Barça, con un palmeo providencial de Paños ante el que hubiese sido un gol en propia puerta de Mapi León. La reacción del Barça quedó en el área de Abt, con una Hansen que perdonó una ocasión clarísima de gol. Y, en esto del fútbol, el que mucho perdona lo termina lamentando. Y, así fue. Rölfo adelantó a las alemanas en una jugada en la que el equipo catalán pecó de poca contundencia defensiva. Y, con su gol, los planes cambiaban.

El Wolfsburgo dio un paso atrás mientras el Barça no dejaba de buscar un gol que se resistía. La historia se repetía en cada jugada decisiva, con una marcada falta de pegada de las azulgranas que hizo mella en los minutos finales. Tras el gran despliegue físico durante el encuentro, el equipo culé se empezó a frustrar, lo que se evidenció en los minutos finales en pases y jugadas erradas. Lluís Cortés metió calidad y potencia desde el banquillo, con la entrada de Aitana Bonmatí y Patri Guijarro, y el equipo cogió aire. Pero, el Wolsburgo demostró tener tablas y resistió como nadie ante la insistencia culé para plantarse en su quinta final. El cuadro alemán persigue el tercer título de Champions. Un trofeo que deberá esperar para el Barça y el fútbol femenino español, que ya compite de tú a tú con los grandes de Europa...