ESPANYOL

Javi López, el amargo adiós de otro histórico

El capitán deja el club después de haber renovado y de 13 campañas de perico. Es el octavo jugador con más partidos y no pudo ser un ‘one club man’.

Javi López.
David Ramirez/LALIGA

En el verano de 2007, con apenas 21 años, Javi López quedó con su amigo Brachi en la gasolinera de Osuna (Sevilla) para emprender un interminable viaje en coche a Barcelona. Sin más expectativas que seguir una carrera profesional que le había llevado de su pueblo a la cantera del Betis, ahora cambiaba de aires para ver si corría mejor suerte en el Espanyol. 13 años después, el capitán rescinde su contrato después de haberse convertido en el octavo jugador con más partidos en Primera en la historia del centenario club blanquiazul.

La marcha de Javi López pone punto final a la primera etapa de la historia perica en el RCDE Stadium. Eso se desprende de su adiós, después de debutar en 2009 en El Madrigal y consolidarse desde 2010 en la primera plantilla. En total, Javi López ha disputado 252 partidos en Primera, 283 oficiales con el primer equipo perico y 327 contando su paso por el filial en el fútbol profesional, más otro año que pasó en Tercera, por lo que habrá vestido la camiseta del Espanyol en más de 360 encuentros.

Javi López, el día de su debut en 2009.

El de Osuna llegó al filial perico con Rubi de entrenador y fue con él mismo técnico, 12 años después, con quien vivió su mejor recuerdo, el de clasificarse para la Europa League. Empezó su carrera de extremo derecha, pero poco a poco los técnicos le fueron retrasando la posición. Mauricio Pochettino lo situó de lateral, y Javi López, que iba a entrenarse todas las tardes para mejorar en esa demarcación, se consolidó.

De 2010 a 2016, jugó una media de 32 partidos de Liga por temporada. Nadie le tosió en la derecha, beneficiado también por las casualidades que depara el fútbol, como la lesión grave de Felipe Mattioni, por quien el club invirtió tres millones, llamado a ser el dueño de es banda. En ese periodo, el Espanyol se asentó en la zona media, flirteando con Europa y el descenso, siempre estancado en el ecuador de la tabla maltrecho por sus graves problemas económicos.

Javi López.

De 2016 a 2020, el peso de Javi López fue menor sobre el césped pero más acentuado en el vestuario. Asumió la capitanía y cargó con responsabilidad, a veces obsesiva, como las noches que pasó sin dormir con la amenaza del descenso después de la compra de Chen Yansheng y con Constantin Galca en el banquillo en la primavera de 2016. A partir de ahí, aparecieron más lesiones y competencia, con Anaitz Arbilla, Roberto Rosales o Víctor Gómez, quienes le fueron ganando la partida.

A sus 34 años, Javi López no podrá cumplir el deseo de retirarse en el Espanyol, agrandando el listado de ‘one club man’ que hay en el fútbol. Su esperpéntica marcha (renovó después del confinamiento y ahora le rescinden) representa la nueva etapa que quiere iniciar la entidad. Javi López no pasará a la historia ni por la calidad de Dani Solsona, ni por los goles de Tamudo o Marañón ni por el carisma de Tommy N’Kono, pero su constancia le ha hecho estar en ese grupo de privilegiados con más partidos en la historia del Espanyol.