REAL VALLADOLID

El Real Valladolid Promesas busca reinventarse

El filial blanquivioleta arranca este jueves sus entrenamientos con la incógnita del inicio liguero, sin fichajes y con varios juveniles en sus filas.

El Real Valladolid Promesas busca reinventarse
REAL VALLADOLID

El Real Valladolid Promesas arranca este jueves los entrenamientos en las instalaciones de El Plantío de Zaratán con muchas incógnitas y sin caras nuevas en forma de fichajes. El hecho de no conocer aún las fechas oficiales del inicio de la competición está haciendo que haya tranquilidad en el seno del club a la hora de afrontar el mercado, al menos en lo que a altas concierne, lo que hace que Javier Baraja vaya a arrancar sin ninguna cara nueva, salvo comunicación de última hora.

La excepción serán los futbolistas que vuelven tras cesión y varios juveniles, así como futbolistas que terminan esta etapa formativa y que, como los anteriores, buscarán hacerse con un hueco en los planes del técnico. De esta manera, el arranque se producirá con una plantilla que podría distar mucho de la definitiva, dado que la dirección deportiva trabaja con la idea de que lleguen jugadores en varias posiciones, que podrían considerarse un esqueleto completo.

Con la portería completa por la presencia de Samu Pérez y Gaizka Campos, en la defensa se esperan varias llegadas. Las salidas de Raúl Navarro al Burgos y de Jaime Sánchez al Sabadell, unida a la esperada de Alende, que podría ir al Lugo, harán que lleguen refuerzos al lateral derecho y a la posición de central, sin descartar que pueda acometerse alguna operación también en el lateral zurdo, en el que Corral saldrá cedido.

En el centro del campo se esperan también novedades, por lo menos una, que podría llegar esta misma semana. Una vez el renovado Kike Pérez ha sido ascendido, esta parcela requiere de la llegada de al menos un jugador de jerarquía, que acompañará a Oriol Rey, Mancuso y Fran Álvarez, siempre que no se produzca ninguna salida.

En las bandas, la cesión de Víctor García invita a firmar un extremo derecho, mientras que la más que probable de Doncel haría que debiera llegar también uno zurdo. El menudo atacante catalán podría salir cedido a un Segunda, o esa es la intención del club, que se afana en estos momentos por encontrarles destino en Segunda a él y a los mencionados Alende y Corral.

Mientras tanto, en la delantera tienen contrato tanto Kuki Zalazar como Uche (aunque por el primero podría haber algún club de superior categoría interesado) y la vacante que deja Miguel deberá ser cubierta, a expensas de que la evolución de juveniles como Castri o Slavy, actualmente lesionado, inviten quizás a acometer otro fichaje más en el ataque.

Filial de meritorios... que empieza con jóvenes

Estos cambios que presentará el nuevo plantel tendrán un patrón común, también con el anterior, y es que la intención de la dirección deportiva es contar con jugadores que puedan crecer y estar próximos al primer equipo, en la medida de lo posible. Asimismo, como las temporadas anteriores, se pretende rodear esos jugadores meritorios de otros algo más experimentados, visto el éxito de las experiencias recientes con jugadores como Raúl Navarro o Jaime Sánchez.

No obstante, hasta el cinco de octubre queda mucho tiempo por delante, por lo que, aunque el equipo eche ya a andar, se trabajará con calma. Esto favorecerá la presencia en la pretemporada de un puñado de jugadores por cuyas botas podría pasar el futuro de la entidad, la gran mayoría, juveniles de último año que ya han estado a las órdenes de Baraja durante la preparación del playoff. Es el caso de chicos como Aceves, Iker, Casado, Maroto, Adrián Carrión y Castri, entre otros llamados a liderar el equipo de Baptista, que arrancará su preparación a primeros de septiembre.

De la misma forma, deberían iniciar las prácticas jugadores que vuelven tras cesión como Nieto o Víctor Socorro y lo harán el ghanés Amoah o el brasileño Lucas Freitas, quienes tendrán la oportunidad de intentar hacerse con un hueco en la nómina para este curso en la posición de central una vez terminada su etapa juvenil, igual que Héctor Blanco. Del 2001, como estos tres últimos, pocos jugadores aparecen con opciones de continuar vistiendo de blanquivioleta. Así, se espera que algunos sean cedidos, con el Atlético Tordesillas como vía principal, pero no la única. No en vano, todo parece indicar que Maxi San José, por ejemplo, jugará en Unionistas.