LEGANÉS

Los canteranos, guiños positivos en el naufragio del Leganés

Avilés o Manu Garrido han derribado la puerta para con los mayores en Segunda. También Aymane tendrá opciones. La confianza de Aguirre, clave para su irrupción.

Los canteranos, guiños positivos en el naufragio del Leganés
J.P. URDIROZ LALIGA

Entre los restos del naufragio del Leganés cuesta encontrar guiños al optimismo. Pero los hay. Tienen nombre de chavales y son buenas noticias que se llevan los pepineros a una Segunda División en la que la cantera tendrá (parece) protagonismo en la primera plantilla. Javier Avilés y Manu Garrido han sido sorpresas del tramo final blanquiazul. Sorpresas agradables se entiende. Ambos, junto a Aymane, son los más firmes candidatos a quedarse entre los mayores.

Está por ver si tendrán opciones el resto de la camada que quedó bajo las órdenes de Javier Aguirre para completar la plantilla en la reanudación tras la cuarentena. A saber: Lombo, Adrián (porteros), Iván López y Amores. Todos estos chavales y en especial los dos primeros, Avilés y Manu, forman parte de orgulloso legado que el Vasco ha dejado en el Leganés.

El técnico se marchó tras su periplo en Butarque feliz del rendimiento que le dieron los chicos y de haberlos aprovechado allá donde parecía que no tendrían minutos. A su círculo íntimo Aguirre le confesó que su irrupción y revalorización es una de las buenas sensaciones con las que se fue de Leganés. Parte de su legado.

Las irrupciones de Avilés y Manu

Un legado que en verdad ya estaba ahí. Porque Avilés, cabe recordar, ya tuvo recorrido con Pellegrino. El extremo (22 años) debutó en Copa y Liga de la mano del Flaco, pero después su presencia se apagó en parte también agitada por las desavenencias sobre la duración de su contrato. Resuelto el asunto y atado hasta 2024, el chico ofreció una versión brillante con los mayores. Tuvo minutos en siete de los once partidos post-parón, fue titular en uno de ellos e incluso marcó un gol (golazo) ante Osasuna. El primero (y único) que ha logrado un canterano del Lega en Primera.

Manu Garrido no había tenido presencia con los mayores hasta que Aguirre, enamorado de su altura, corpulencia y velocidad, decidió darle protagonismo para el tramo final. "Ya verán Manu, les gustará. Es buen delantero", dijo en una comparecencia el mexicano. Y así sucedió. El chaval disputó cuatro partidos y fue titular en las dos últimas jornadas ante el Athletic y el Real Madrid. Ahí es nada. En la primera debutó de inicio en San Mamés como si tal cosa pese a sus 20 años y propició la jugada clave del partido con un control y asistencia que favoreció la roja que Bryan le forzó a Unai Simón.

Su titularidad en ambos choques, cierto es, llegó forzada por los problemas en la delantera del Leganés, sin Carrillo lesionado y con Guerrero agotado. Pese a ello, el chico respondió y demostró que podría tener oportunidades en el primer equipo en Segunda.

Algo que podría repetir Aymane después de resolver su renovación. Por este asunto no jugó en la reanudación. En su caso, como en el del resto de chavales, existe la posibilidad de que el Leganés lo ceda a otros equipos para que se fogueen. Por ahora, harán pretemporada con los mayores y dependerá del que sea nuevo entrenador si se quedarán o no para la nueva aventura blanquiazul en la categoría de plata.