ESPANYOL

El Espanyol compra un billete que solo admite ida y vuelta

En los últimos 20 años, hasta ocho equipos han descendido a Segunda y en un solo curso han logrado recuperar su sitio en Primera. Los pericos, a copiarles.

ESPANYOL AUTOBUS
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

Sin movimientos todavía de cara a la próxima temporada en Segunda, el Espanyol espera que el descenso solo sea un empujón hacia un futuro mejor. La entidad blanquiazul busca que este billete de ida comprado a la categoría de plata tenga también el de vuelta incluido de manera inmediata. El precio aún está por determinar, pero lo que es seguro es que recuperar el estatus perdido en una sola temporada no es misión imposible. Hasta ocho clubes lo han logrado en los últimos 20 años y el Espanyol busca recorrer ese mismo camino, que asimismo trazó en sus cuatro anteriores ascensos.

Ser un equipo ascensor (baja y sube) este curso es el mejor de los deseos para un Espanyol necesitado de volver a Primera. Tras una campaña nefasta, tener estabilidad y alegrías son vitales para una hinchada que quiere volver a sentirse orgullosa de su equipo. Ahora le toca caminar por el desierto, aunque se puede salir vivo de él. Y los mejores ejemplos para tomar en consideración son Villarreal, Betis y Getafe. Los castellonenses sufrieron un traumático descenso la 2011-12, pero un año en el infierno de Segunda les bastó para salir tremendamente fortalecidos. La 2012-13 acabaron segundos, tras el Elche, y sellaron el ascenso directo.

En cuanto al Betis, descendió la campaña 2012-13 y una campaña después también se recuperó. No lo hizo sin sobresaltos porque hasta tres entrenadores (Velázquez, Merino y Mel) pasaron por su banquillo, pero al final se proclamaron campeones de Segunda con 84 puntos y regresaron a Primera. Misma suerte se labró el Getafe. Los azulones bajaron la 2015-16 y, tras disputar el playoff (acabaron terceros la Liga regular) y con dos entrenadores, Esnaider y Bordalás, se catapultaron hacia la categoría de oro del fútbol español. Ahora, los tres clubes, viven cómodamente.

Hay más ejemplos a los que el españolismo se puede agarrar para confiar en subir a Primera tras estar un solo año en Segunda: el Racing lo hizo en la campaña 2001-02; y por partida doble lo firmaron Zaragoza, la 2002-03 y la 2008-09, Levante, la 2005-06 y la 2016-17, y Depor, la 2011-12 y la 2013-14.

Actualmente, el Espanyol está tratando de reinventarse. El optimismo no puede faltar y tampoco la confianza. Tocará sufrir en Segunda, pero es una categoría de la que no es imposible escapar. El Huesca es el caso más reciente. Bajó la pasada campaña y este año se ha proclamado campeón y está de vuelta a Primera. Y el Girona, a través del playoff, también puede lograrlo. Toca armar un buen equipo y tratar de que el billete de ida y vuelta no caduque.