PONTEVEDRA

La promesa de Charles, un nuevo galáctico de Segunda B

El delantero brasileño, ya ex del Eibar, vuelve al Pontevedra, su club de origen en España donde pasó siete años. Llega tras hacer seis goles en Primera División.

Charles vuelve al Pontevedra.
XIADAS DIARIO AS

Seis goles en 30 partidos en Primera División. Tres tantos en tres duelos de Copa. Esos fueron los números de Charles, que demostró, un año más, tener el nivel suficiente para jugar en la élite del fútbol español. Su DNI marca ya el número 36 y viendo que su carrera deportiva está llegando a su fin, ha decidido respetar la promesa que en su día se hizo, no renovar con el Eibar, ignorar posibles ofertas de Primera y Segunda División y regresar al club que le vio nacer en el panorama nacional. Volver al Pontevedra.

Toda esta historia comenzó cuando en uno de los innumerables directos de Instagram que dejó la cuarentena, Charles charló con el exportero Esteban Suárez y sorprendió con unas declaraciones que nadie esperaba: "Yo quiero retirarme en el equipo que me abrió las puertas de España, el Pontevedra. Cuando estás tanto tiempo fuera tienes ganas de parar y volver donde empezaste. No sé si será el próximo año, dentro de dos o de tres". El delantero, eso sí, quiso recalcar que no lo haría como fin vacacional a su extensa trayectoria, sino que quería "dar un buen nivel".

Dicho y hecho, Charles vuelve a Pasarón con todavía muchísimo fútbol en sus botas. De ser un hombre destacado en un equipo de Primera pasa a Segunda B. Es un caso similar al de Esteban Granero, pero quizás con algo más de protagonismo y continuidad. La operación se ha ido fraguando conforme pasaban las semanas, pero teniendo su origen en aquel directo de Instagram. Prensa local informó que pese al mensaje del ariete, no se había producido contacto alguno y que su contratación se antojaba muy difícil por su rol en Ipurúa y por el caché que todavía tendría en el fútbol profesional.

Pero la historia del futbolista iba más allá de contratos, salarios o rendimiento. Su sueño era volver a casa. Tras jugar en el Feirense, en julio de 2004 fichó por el Pontevedra. 16 años han pasado desde entonces, con unos cuantos equipos de por medio. Vistió la camiseta del 2 de Mayo paraguayo, del Córdoba, del Almería, del Celta, del Málaga o del Eibar. Pero en ninguno de esos lugares llegó a los siete años que disfrutó del clima y la magia de las tierras gallegas. Hubo una cesión de por medio y un vínculo roto en 2010, cuando firmó por el Córdoba.

Charles celebra un gol con el Pontevedra.

Un 'killer' de Primera

Un total de 208 partidos ha disputado en la élite del fútbol español Charles, con un buen balance de 58 goles y 13 asistencias. Mejores aún son sus números en LaLiga SmartBank, con 22 dianas en 66 encuentros con el Córdoba y 27 en solo 40 con el Almería. Sus cifras en el Mediterráneo le valieron para ser coronado como pichichi de la división de plata con 27 goles, cinco más que Jesé Rodríguez o nueve más que Gerard Deulofeu. Ese año cerró su exhibición festejando cinco tantos en la fase de ascenso a Primera División con el conjunto almeriense.

Una presentación ilusionante

Pasarón ha sufrido una gran remodelación desde que Charles celebraba goles con la afición allá por la primera década del siglo. Sin embargo, sigue siendo su casa. "Me ilusiona mucho volver, nunca me fui, siempre he estado aquí. Mis hijos y mi familia son socios. Esto es algo que me encanta", dijo emocionado sobre el césped del estadio. Lupe Murillo, la presidenta del Pontevedra, le acompañaba e incluso tenía la voz algo quebrada cuando relataba la estrecha relación que han tenido en los últimos años.

Charles celebra un gol con el Pontevedra.

"Que cada vez que haya nacido un hijo tuyo me hayas llamado para hacerle socio, es un orgullo de alguien que siente nuestros colores. El Pontevedra forma parte de ti", le dijo la mandataria. Charles explicó también como el paso por el club le había cambiado su vida: "Llegué como un niño, me fui como un hombre y vuelvo como un padre de familia. Eso es bonito. En el coche le decía a mi hijo: 'Vas a ver un sitio donde tu papá metía muchos goles'. Ojalá pueda explicarle el significado que tiene este estadio".

Tras su directo de Instagram, se empezó a gestar el regreso: "Si estoy aquí es gracias a la afición. La gente lleva escribiéndome durante meses y ahora pasa esto. Llevaba dos meses encerrado y necesitaba venir a casa y estar cerca de nuestra familia. Ahora estoy aquí y voy a jugar hasta donde pueda. Ojalá se dé todo para que sea una muy buena temporada".