RACING

La Albericia tiene que ser el centro de todo

Amorrortu presentó a los técnicos de las secciones su plan de convertir al Racing en un club de cantera. Eligió a Yosu, Preciado y la afición como iconos

Santander
La Albericia tiene que ser el centro de todo
Nacho Cubero DIARIO AS

José María Amorrortu lo dejó bien claro en la presentación del nuevo organigrama técnico: intentará ayudar a que el Racing ascienda a Segunda, pero su objetivo personal, en lo que se va a volcar personalmente es en convertir La Albericia en el corazón del club y conseguir que a medio plazo la plantilla del primer equipo se nutra fundamentalmente de jugadores surgidos de su cantera. La tarea es ardua ya que la temporada pasada, sin ir más lejos, solo un jugador, de 28) creció en las Instalaciones Nando Yosu: Mario Ortiz

Mientras que los diez días transcurridos desde que arrancó públicamente el trabajo de la comisión deportiva, el 21 de julio, no han dado siquiera para contratar al entrenador, en la base algo se está moviendo a mayor velocidad. El pasado lunes, Amorrortu reunió en torno a él a todos los técnicos, recuperadores y auxiliares de los equipos de la base para explicarles en primera persona su idea de cantera. De hecho, a pesar de que estaba acompañado del secretario técnico Pedro Menéndez y de Justo Sisniega, coordinador de cantera, fue casi el único que tomó la palabra. Y lo hizo para asegurarles que su trabajo va a ser a partir de ahora el centro del club y que él va a ocuparse de formar a los técnicos para ser más eficientes en lo que debe ser su misión fundamental: formar jugadores.

A los que ya son sus pupilos les contó algo que ya hizo público en la presentación pública tras su fichaje: "cuando empieza la temporada de los más pequeños, del equipo alevín, siempre les digo que uno de ellos, por lo menos, jugará en el primer equipo. Y os digo una cosa, si eso no sucede, es que algo estamos haciendo mal nosotros".

Los 10 mandamientos de Amorrortu

  1. La Albericia tiene que ser un proyecto de club, no de equipo.
  2. Tenemos que hacer de La Albericia un lugar del que nos sintamos orgullosos,que sea importante para el futuro de los chicos.
  3. Si con el paso del tiempo no llega al menos un alevín al primer equipo, algo estamos haciendo mal.
  4. Desarrollamos un proyecto educativo, hay que crear cultura de club y reforzar el sentimiento Racing.
  5. Expongo al jugador no lo protejo.
  6. La competición tiene ser un lugar en el que los jugadores decidan, dejemos que se equivoquen. Luego ya analizaremos los fallos y errores que han cometido.
  7. Ojalá en 10 años el Racing esté jugando con el 80% o 90% de jugadores de la cantera.
  8. Hay cuatro pilares fundamentales, el entrenamiento, el jugador, la formación y la mejora individual.
  9. Debemos formar jugadores, no equipos y tener una visión a largo plazo: ¿Que necesita el jugador para progresar?
  10. Además de los jugadores hay que daros formación para que crezcáis como entrenadores.

Al término de su larga comparecencia dejó a sus entrenadores reflexionando en torno a tres imágenes icónicas, que representan los valores que quiere inculcar a todo el club desde el trabajo de cantera, y un poema. Las fotografías fueron una de Nando Yosu y Manolo Preciado abrazados, otra de la afición vibrando en El Sardinero y, la que acompaña esta noticia, una de Camus, Siverio, Jon Ander y Lucas Díaz, juntos, colaborando en el transporte de una portería. El poema, de Gabriel Celaya, se llama 'Educar':

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…
Hay que medir, pensar, equilibrar…
y poner todo en marcha.
Pero para eso
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que, cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.

Decididamente, le llegue o no a uno la rima de Celaya, el estilo de dirección deportiva de José maría Amorrortu no va a ser el de Chuti Molina. Eso sí, a pesar de todos los pesares, hay que recordar que el primer año del manchego acabó en el balcón del Ayuntamiento.