REAL SOCIEDAD

Nahikari se entrena con la Real Sociedad a pesar de los rumores

La delantera internacional con España se entrenó en el regreso de la Real Sociedad al trabajo con la novedad de Natalia Arroyo a pesar de los rumores que le sitúan en el Real Madrid

0
Foto de familia de la Real Sociedad femenina en su primer entrenamiento.

La Real Sociedad ha empezado a entrenar con Nahikari García. La delantera internacional trabajó en la vuelta a los entrenamientos con la novedad del estreno de Natalia Arroyo en el banquillo. La internacional inicia así el trabajo con su equipo a pesar de los rumores que le sitúan lejos de San Sebastián para la próxima temporada. Con un año más de contrato con el conjunto donostiarra, de momento, la nueva entrenadora cuenta con la delantera como uno de sus baluartes.

La jugadora parecía que estaba cerca de Madrid. Tuvo oferta del Atlético, rechazada por el conjunto txuri-urdin al considerarla insuficiente para llevarse a su estrella y una de las jugadoras con más talento de España. También se rumorea que ha estado negociando con el Real Madrid, sin embargo, no existe oferta formal del equipo blanco a la Real Sociedad, que tendría que dar el visto bueno a su salida. El pasado verano, Nahikari firmó un contrato con el equipo donostiarra por dos temporadas y sin cláusula de rescisión, por lo que su salida dependerá de que la Real esté convencida con la oferta que le pueda llegar que, de momento, no ha llgado. Así, la delantera ya trabaja a las órdenes de Natalia Arroyo para preparar el inicio de la próxima campaña en septiembre.

Natalia y cinco caras nuevas

El regreso al trabajo ha estado marcado, además de por la presencia de Nahikari, por el estreno de la nueva entrenadora y sus cinco caras nuevas. Gemma Gili (Levante), Nuria Rábano (Deportivo), Amaiur Sarriegi (Athletic Club B), Maitane López (Levante) y Sanni Franssi (Fortuna Hjшrring) también tuvieron su primera contacto con Zubieta y con su nuevo equipo. El conjunto donostiarra está trabajando para la puesta a punto después de casi cuatro meses sin poder trabajar en grupo sobre el césped.