REAL ZARAGOZA

"Tengo claro que ganando en Albacete se verá todo de otra forma; debemos levantarnos"

Zapater considera que es el momento de estar más unidos que nunca: "Está en nuestra mano cambiar las sensaciones y que la gente vuelva a sentir que este equipo puede llegar a lograr ese sueño".

"Tengo claro que ganando en Albacete se verá todo de otra forma; debemos levantarnos"
TINO GIL / REAL ZARAGOZA

El Real Zaragoza se enfrenta a su peor momento de la temporada después de dejar escapar una nueva oportunidad para depender de sí mismo en la lucha por el ascenso directo al perder el pasado domingo frente al Oviedo por 2-4, en su quinta derrota consecutiva en La Romareda. El lunes fue una jornada de reflexión, con reuniones en el vestuario, y el capitán Alberto Zapater apela a la unión del grupo a través de los canales de comunicación del club aragonés: “Hemos estado hablando mucho, lo que cada uno siente y piensa, y es el momento de estar más unidos y juntos que nunca. Somos el mismo equipo del que la gente se sintió orgullosa e hizo los puntos que hemos hechos. Eso no nos lo quita nadie y está en nuestra mano”.

En esta montaña rusa de sensaciones, Zapater hablar de la suya propia. Por un lado está la alegría de volver a jugar de titular más de un año después y por otro la decepción del último encuentro: “Son momentos difíciles. Seguramente para los más veteranos son situaciones más normales porque las has vivido durante tu carrera. El fútbol es una montaña rusa, hay momentos buenos y malos y creo que saldremos de ésta y todo lo que nos está pasando no lo olvidaremos en la vida. Es normal que haya gente joven que vea todo negro. Yo, individualmente, sentí cosas inexplicables y que hace mucho tiempo que no sentía en Tenerife después de tanto tiempo sin jugar y sólo faltó que el equipo ganase. Me sentí lleno y feliz, me volví a sentir futbolista, pero 72 horas después sentí impotencia al ver que estás dejando pasar otra oportunidad para depender de ti mismo. Sabemos que hay mucha gente decepcionada con nosotros y mucha rabia. Son dos extremos totalmente opuestos en muy pocas horas y nos tenemos que levantar”.

El capitán también comprende esa decepción y enfado de la afición: “Yo he visto los toros desde la barrera este año y reconozco que ha habido veces que he apagado la tele porque te pones muy nervioso. Y entiendo que la gente lo haga también. Yo haré a mis hijos del Real Zaragoza, pero sé que los voy a hacer sufridores. Entiendo todo lo que puedan sentir. Es normal. Se han generado unas expectativas porque nosotros éramos los que las habíamos creado en cuanto a sensaciones y puntos y ahora la sensación es otra. Está en nuestra mano cambiarla y que la gente vuelva a sentir que este equipo puede llegar a conseguir ese sueño que todos queremos”.

El Real Zaragoza se juega el ascenso directo en las dos últimas jornadas, en las que no depende de sí mismo y tiene que hacer un punto más que el Huesca y el Almería, pero todo pasa por ganar ya este viernes al Albacete: “Es toda la temporada en un partido, no en dos. Debemos pensar que el viernes tenemos una nueva oportunidad para levantarnos y que la gente esté orgullosa de nosotros, por lo que únicamente hay que pensar en el partido contra el Albacete, en volver a ganar y en volver a sentirnos bien. Tengo claro que ganando, todos veremos todo de otra forma”.

El equipo está teniendo cinco días para preparar el encuentro y Zapater también ha comentado lo que significa jugar tantos partidos en tan pocos días: “No puedo analizar lo que significa jugar con tan pocas horas de diferencia porque no tengo experiencia. Sí que puedo decir que es un mérito tremendo el esfuerzo que están haciendo los jugadores porque físicamente yo no me sentí igual el día del Tenerife que el del Oviedo. Hay que seguir. Hoy he entrenado y me he sentido mejor de lo que esperaba. La cuestión es que tenemos que jugar el viernes y es el día”.

Pero más allá del cansancio y el estado físico de algunos jugadores, el capitán ha querido hacer hincapié en el aspecto anímico: “Cuando se analizaba lo que iban a ser estos partidos en lo físico, alguien también hablaba de lo que iba a suponer psicológicamente. Cuando se gana todo es muy bonito, pero en estos nueve partidos nos estamos llevando bastantes palos que no esperábamos y somos conscientes de ello. Eso hace que anímicamente no haya tiempo. Por eso digo que el fútbol te da oportunidades y hay que levantarse. Y creo que este equipo ha tenido muchísimas cosas negativas durante el año que las ha sabido sobrellevar y se ha levantado. Ahora mismo estamos en una situación que a principio de temporada cualquiera hubiera deseado”.