FUENLABRADA

La portería azulona: de dilema a punto fuerte

El gran momento de los guardametas Femenías y anteriormente de Pol Freixanet disipa todas las dudas con respecto a la meta del equipo fuenlabreño.

0
La portería azulona: de dilema a punto fuerte
TWITTER: @CFuenlabradaSAD

Si hace unos meses la salida de Biel Ribas ponía la diana sobre la portería azulona, ahora, con el gran momento de Femenías y anteriormente de Freixanet, se piensa en esta demarcación como una de las más potentes de la plantilla.

Todo empezó el 3 de abril, Biel Ribas abandonó el club al no llegar a un acuerdo para su continuidad pasado el 30 de junio. Uno de los héroes del ascenso y pieza importante en el gran estreno fuenlabreño en el fútbol profesional se marchaba y ponía más interrogantes en un equipo, que, en ese momento, era pura duda y nerviosismo.

Los focos se pusieron sobre Pol Freixanet. El segundo portero se erigía como el principal candidato a ocupar los palos fuenlabreños, pese a la insistencia del guardameta y del técnico Sandoval en asegurar que nada estaba decidido en lo referido a la portería. Sin embargo, las primeras alineaciones dejaron claro que Pol sería el primer portero de Sandoval. El catalán fue titular ante Tenerife, Rayo Vallecano, Numancia, Oviedo y Extremadura dejando la portería a cero en tres de esos cinco duelos. Fue ante los extremeños cuando el cancerbero sufrió una lesión muscular que todavía hoy le mantiene alejado de los terrenos de juego.

Joan Femenías, quién todavía no había debutado en el fútbol profesional, se convertía en el único portero con ficha del primer equipo disponible y, por ello, en el guardián de la portería fuenlabreña de la noche a la mañana. Cosas del destino o de la confianza depositada en él por el cuerpo técnico y la secretaría deportiva, Femenías está siendo una de las sorpresas más gratas del Fuenlabrada con su nivel exhibido. Tanto es así que desde las oficinas del Fuenlabrada sabedores del buen futuro de el de Manacor, ya trabajan en su renovación.

El fichaje de Alcolea

Para rizar más el rizo, la lesión muscular que sufrió Ruvira, portero del filial que subió al primer equipo en sustitución de Freixanet, obligó a la incorporación de Pablo Alcolea, portero en ese momento sin equipo. Al zaragozano ya se le vió calentar en el Ramón de Carranza por `posibles' problemas de Femenías, pero todo parece indicar que quedó en un susto.