ATLÉTICO DE MADRID

Simeone, Bakunin, el objetivo y las exigencias

El Atlético cumple el objetivo marcado de clasificarse para la Champions en un partido en el que el Betis le llegó fácil por las bandas. Diego Costa decidió.

Simeone siguió utilizando a Llorente de delantero (Marcos es muy bueno, pero no es delantero) y a Correa en banda derecha (es delantero y quiere jugar de delantero). Empezó el Atlético de Madrid haciendo una buena presión al Betis y buscando el gol con paciencia. Y lo logró en dos ocasiones, pero fueron anulados, uno por mano de Llorente y otro por fuera de juego milimétrico de Morata. El Betis fue creciendo. Sabía por donde crear peligro al Atlético y le atacó a la espalda de los laterales, el punto flaco defensivo colchonero cuando el rival realiza la transición rápida pillando a Trippier y Lodi atacando, igual que a los centrocampistas de banda, en este caso Correa y Koke que no son jugadores de banda por más que se empeñe en ponerlos ahí Simeone. Salió así el Atleti: Oblak; Trippier, Savic, Hermoso, Lodi; Correa, Thomas, Saúl, Koke; Llorente y Morata.

Punto débil. El Betis encontró una autopista a la espalda de Correa y le hacía dos para uno a un Trippier que tuvo que ser cambiado en el primer tiempo. Tras el descanso, el Cholo aguantó 9 minutos para hacer un triple cambio, síntoma de que no le estaba gustando lo que estaba viendo. Entraron Carrasco, Vitolo, Costa por Saúl, Llorente y Morata. La sustitución de Morata es discutible porque cuando delantero está encontrando la racha es mejor no quitarle. Pero para ello Simeone no suele tener mucho tacto y precisamente a Morata no le da la confianza que necesita el delantero de la Selección española. Bakunin decía que “de cada uno según su capacidad y a cada uno según su necesidad”. Aplicado al trato que dispensa a los futbolistas, Simeone no es nada bakuninista.

Inferioirdad. El Atleti quedó así tras los tres cambios: Oblak; Trippier, Savic, Hermoso, Lodi; Correa, Thomas, Saúl, Koke; Llorente y Morata. Pero al minuto fue expulsado Mario Hermoso y tuvo que sacar a Felipe (¿qué le pasa ahora al Cholo con Felipe? ¿Y con Herrera que Thomas y Koke andan con el gancho y no les da oxígeno?) por Correa para jugar con diez en un 1-4-4-1: Oblak; Arias, Savic, Felipe, Lodi; Vitolo, Thomas, Koke, Carrasco; Diego Costa. Tocaba sufir y el Atleti pasó unos minutos sometido posicionalmente por el Betis, pero agunató en bloque medio y eso le dio la posibilidad de ganar. En una falta botada de manera excelente por Carrasco (saca muy bien las faltas), Costa marcó el 1-0 y dio el triunfo al Atlético. Y ya son 16 partidos seguidos sin perder. Una gran racha. Lástima de empates, si no estaría compitiendo la Liga con el Madrid. Pero el objetivo de clasifircarse para Champions está cumplido. Y no se le exige más al Atleti de Simeone.