RACING | EL ALARGUE

Hasta en mitad de la catástrofe hay motivo para la esperanza

Anoche hubo un brote verde..., y blanco: El estreno de Marco Camus, de 18 años, primer racinguista nacido en el siglo XXI que debuta en el primer equipo

Hasta en mitad de la catástrofe hay motivo para la esperanza
LaLiga DIARIO AS

23:17 del 1 de julio de 2020

Probablemente haya habido muy pocos futbolistas a lo largo de la historia que hayan debutado en el Racing en partido oficial un mes de julio, habitualmente inhábil.La pandemia ha posibilitado que ese haya sido el caso de Marco Camus. 47 años más tarde de que lo hiciera su tío Pedro Camus en Alicante, también en Segunda, sustituyendo el descanso a otra leyenda del club, a Santi Gutiérrez Calle. Ninguno de los dos tuvo suerte en cuanto al resultado en ese inolvidable día: Marco perdió anoche 3-1 y Pedro cayó con su 'Racing de los bigotes' por 5-2. Eso sí, aquel equipo de Maguregui ya había ascendido a Primera a falta de tres jornadas (y sus perseguidores eran el Sevilla y el Valladolid, que se quedaron con las ganas), mientras que a Marco está a punto de tocarle, tal vez este fin de semana, lamentar con sus compañeros un nuevo descenso a Segunda B. En cualquier caso, enhorabuena Marco. El brote verde y blanco en el Francisco de la Hera.

Primera entrada

Casi se puede decir que en los últimos partidos la primera entrada del Racing es sinónimo de primera tarjeta. Ya no sé si son los jugadores del equipo los que se han fijado eso como un reto o es que entre los árbitros han hecho viral en sus grupos de WhatsApp el '¿A que no hay huevos de sacar una amarilla al primero del Racing que haga falta?' Un challenge, que se dice ahora. Obviamente, estoy haciendo una caricatura, no creo que sea así en absoluto. En ninguno de los dos casos, pero empieza a parecer ridículo que un equipo que hace la mitad de faltas de sus rivales casi en cada partido esté con una, o más, tarjetas nada más empezar el partido (a poder ser, en el centro del campo). Ayer fue Kitoko, pero podría ser Nkaka, Manu Hernando... En fín. 'Segunda C', ya saben.

Renovables

Dando por descontado que cada vez es más difícil analizar el discurrir del juego de los partidos del Racing, con alineaciones, por fas o por nefas, cada vez más alejadas del equipo tipo que ha jugado durante el curso, y con un problema de frustración que se va a ir agravando jornada a jornada, hay otros frentes donde fijar el foco. Por ejemplo, ¿Puede ser interesante ofrecer a alguno de los que acaban contrato la renovación de cara a jugar en la 'Segunda C'? ¿Iñaki Olaortua? ¿Nico Hidalgo? ¿Nando? ¿Mario Ortiz? ¿Iván Crespo? Hablo de los que quedan libres y que han demostrado sobradamente que puedan ser futbolistas de nivel en Segunda B. Otra cosa es que ellos quieran jugar en esa categoría y se llegue a un acuerdo económico..., si la nueva comisión deportiva les quiere, claro.

Malditos isquios

Rafa Tresaco tiene casi todo para ser futbolista profesional. No sé hasta que nivel, pero sí tiene fútbol, verticalidad, agresividad y remate sobre todo, para ganarse la vida con esto. Todo esto, claro, si le acompañan los isquiotibiales, que son el grupo de músculos que hay en la parte posterior del muslo. Por alguna extraña razón, tal vez congénita, Rafa, con apenas 20 años, los tiene más cortos de lo que que su morfología demanda y eso hace que se rompan una y otra vez. Tanto él como el club lo saben y han trabajado con método y con paciencia para intentar arreglarlo. Cada proceso de rehabilitación es mucho más largo de lo habitual, precisamente para no correr riesgos. De momento, se vio anoche en el Francisco de la Hera, no se ha llegado a la solución definitiva. A falta de las pruebas radiológicas que terminen el alcance de la lesión, está claro que los isquios le siguen cortando su progresión. Paciencia, método y suerte.