MIGRANTES DEL BALÓN

Rubén Albés: "Estoy seguro de que vamos a salvar al Hermannstadt"

El nuevo entrenador del Hermannstadt atiende a AS tras conseguir su primera victoria en Rumanía. "Este tipo de situaciones me excitan".

ruben albes ucam murcia rumania españole smundo extranjero

Con 35 años, Rubén Albés (Vigo, 1985) ya maneja las riendas de uno de los proyectos más ambiciosos del fútbol rumano. El FC Hermannstadt, recientemente adquirido por la agente de futbolistas y exmodelo Playboy Anamaria Prodan, quiere pasear el nombre de la ciudad de Sibiu por Europa. Un anhelo que deberá esperar, ya que ahora mismo el club se encuentra luchando por eludir el descenso a Segunda. Una misión para Albés y su cuerpo técnico español, compuesto por Iván Cabezuelo (asistente) y Toni Madrigal (preparador físico). Llegaron hace poco más de 10 días a Rumanía, pero lo único que han hecho hasta el momento es "trabajar". "El otro día me preguntaron qué tal está la ciudad. Y no lo sé. Desde que llegué solo he salido del hotel para entrenar e ir a los partidos", desvela Rubén Albés tras conseguir su primer triunfo al frente del Hermannstadt.

Después de encajar dos derrotas frente a Viitorul (4-1) y Academica (0-1), Albés logró ante el Poli Iasi su primera victoria en Rumanía. Un triunfo (2-3) esperado que alcanzó tras remontar dos veces y ante un rival directo por la permanencia. "Tras 18 meses sin ganar fuera de casa, los jugadores creían que era imposible, por eso soltamos tanta rabia acumulada", asegura Rubén Albés, quien apenas ha tenido tiempo para transmitir su filosofía: "Lo primero que hicimos fue analizar las debilidades y fortalezas del equipo. No tenemos tiempo para modificar grandes conductas, así que hemos optado por intercalar acciones en las que construimos desde atrás con el juego directo. El balón parado es uno de los grandes baluartes de este Hermannstadt".

El Enrique Iglesias del fútbol rumano

La llegada de un español al banquillo del FC Hermannstadt levantó ampollas entre los defensores más acérrimos del producto local. Valeriu Răchită, exjugador y entrenador rumano, comparó la manera de vestir de Rubén Albés con la de Enrique Iglesias, lo que fue considerado "una falta de respeto" por el entrenador español: "Me lo tomo como algo anecdótico. El fútbol es un espectáculo y cada vez se habla más sobre todo lo que va más allá del césped. Eso sí, me da rabia que no se me valore por cómo juega mi equipo o por mi relación con los jugadores. Cuesta muchísimo llegar hasta aquí".

A pesar del ruido, Rubén Albés se siente un "privilegiado" por tener la oportunidad de entrenar en Primera. Su andadura en Rumanía, allanada por la gestión de 4EverLegends, una agencia de representación regentada por los exfutbolistas Rivaldo y Dani López, arrancó con dos derrotas consecutivas, pero eso no evitó que el español percibiera el apoyo de la directiva en todo momento. Anamaria Prodan, nueva propietaria del Hermannstadt, llegó a justificar la derrota ante el Viitorul. "Es una persona de fútbol. Lleva mucho tiempo en esto y sabe lo complicado que es construir algo en poco tiempo. A veces parece que los entrenadores tenemos que ser magos. Que podemos llegar a un club nuevo y construir un gran equipo en 10 días. Eso es imposible, pero si te sientes valorado y respaldado los resultados acaban llegando", reflexiona Albés.

Tras debutar en el banquillo del FC Hermannstadt, Rubén Albés se convirtió en el entrenador más joven (35 años) de la historia de la Primera División de Rumanía. Algo que, asegura, no añade presión a un reto ya de por sí complicado: "Como dijo mi paisano Iago Aspas, yo solo le tengo miedo a la caja de pino. Estoy convencido de que vamos a salvar al equipo. Después podremos arrancar un proyecto mucho más ambicioso en el que el objetivo será entrar en los 'play-offs' por el título". A ocho jornadas del final y después de lograr su primera victoria de la temporada fuera de casa, el FC Hermannstadt es 11º y cuenta con tres puntos de margen respecto al 'play-out'. "A nadie le gusta asumir una situación futbolística tan complicada, pero los entrenadores nos movemos por retos. Este tipo de situaciones me excitan. Vamos a crear una familia y hacer algo gordo", sentencia.