SUPERLIGA GRIEGA

Xavi Roca: "Lo más sensato ahora es apostar por gente de la casa"

El español atiende a AS para valorar su trabajo como director deportivo del Panathinaikos griego, un gigante dormido al que trata de despertar desde los despachos.

xavi roca españoles mundo extranjero migrantes balon
Panathinaikos Facebook

Tras cuatro años en la dirección deportiva del AEK Larnaca chipriota, Xavi Roca (Barcelona, 1974) decidió que era el momento de tomarse un respiro. No contaba con la aparición del Panathinaikos, el segundo club -tras Olympiakos- más importante de la historia del fútbol griego. Los verdes le llevaron el pasado mes de noviembre de nuevo a los despachos, desde donde trabaja para devolver al club "al lugar que históricamente le corresponde". Lo hace "absolutamente solo", rastreando Europa en busca de buenos futbolistas que acaben contrato y, además, sean buenas personas. "Es el secreto del éxito", expone Roca, quien desvela evitar fichar futbolistas españoles. "Algunos agentes hacen bromas cuando les digo 'busco esto, esto y esto, pero si puede ser no español mejor'", descubre antes de recordar que ya ha incorporado a tres -Fran Vélez, Aitor Cantalapiedra y Carlitos López- de cara a la próxima temporada.

¿Cómo acabó Xavi Roca en el Panathinaikos?

Tenía contrato con el AEK Larnaca, pero decidí marcharme porque sentí que necesitaba tomarme un respiro. Estuve cerca de entrar a formar parte del organigrama del FC Barcelona, pero los acontecimientos que sucedieron el verano pasado no ayudaron. Al mismo tiempo, un club como el Panathinaikos creía que era la persona adecuada para su dirección deportiva. Me vinieron a buscar sin que yo supiera que estaban pensando en mí. Eso me hizo reflexionar. La llama volvió a encenderse y me reuní con ellos para ver qué querían. Lo tenían claro: creían que yo era el adecuado y no dudé unirme a este proyecto. Quiero devolver al club al lugar que históricamente le corresponde.

El Panathinaikos es uno de los clubes más importantes de Grecia, pero no es ningún secreto que no pasa por su mejor momento -en 2018 fue apartado de las competiciones europeas por culpa de las deudas-. ¿Concibe su etapa allí como un reto personal?

Indudablemente es un reto. Hay dificultades, pero estamos hablando de un gran club. Es una gran satisfacción ver como, poco a poco, resurge y logra resultados. Voy implementando mis ideas y el club empieza a tener una identidad muy marcada. Es satisfactorio. Mi contratación fue con el mercado de invierno a las puertas y a pesar de que son ventanas muy duras y difíciles acabamos satisfechos de lo que pudimos realizar. Sin ir más lejos después conseguimos una racha de seis partidos consecutivos ganando, algo que hacía mucho tiempo que no pasaba en el club. Eso nos permitió alcanzar una posición privilegiada en la tabla.

A la crisis económica que atraviesa el club hay que añadir los efectos negativos de la covid-19. Aunque puede que el próximo curso ya puedan luchar por un puesto en Europa, están obligados a mirar hacia la cantera.

Así es. El club mira mucho hacia la cantera, pero no solo ahora. Fue sancionado sin poder fichar y puso mucho énfasis en promocionar a jugadores de las categorías inferiores. No había otra. Queremos seguir llevando a cabo esa promoción de jugadores jóvenes porque en la cantera hay mucho talento. En Grecia somos un club referencia en ese aspecto. La intención es complementar esa calidad que ya existe con jugadores extranjeros que aporten experiencia y calidad para que a los que ya tenemos crezcan y sigan evolucionando.

¿Cree que se darán más oportunidades a raíz de la crisis de la covid-19?

Muchos clubes van a tener que hacerlo obligatoriamente. Seguirá habiendo traspasos multimillonarios, pero lo más sensato es apostar por gente de la casa. Seguramente de aquí a un par de años hablemos de nuevos talentos surgidos de esta crisis del coronavirus. Muchos jugadores podrán mostrar su valía y afianzarse en grandes equipos de toda Europa. Puede que de otra forma nunca les hubiera llegado la oportunidad.

¿Cómo es un día normal del director deportivo del Panathinaikos?

(Suspira). Los días se hacen eternos y a la vez te faltan horas. Debido a la situación del club estoy totalmente solo en la dirección deportiva y eso conlleva mucho trabajo. Ahora mismo estoy en la ciudad deportiva. Llego a las 9:30 y dedico todo el día a revisar jugadores y responder correos, llamadas y gestionar diferentes situaciones personales que tenemos: nuevos contratos, renovaciones, negociaciones con gente con la que aún no hemos llegado a un acuerdo de reducción... El trabajo es infinito. Acaba el día y dices 'me ha quedado por hacer esto, esto y esto'. Pero cuando hay ganas y tienes la motivación de querer construir algo bonito se trabaja con gusto. Estoy muy ilusionado.

"Estoy muy atento a jugadores que finalizan contrato. Son a los que podemos acceder para evitar pagar traspaso. Para nosotros es muy importante avanzarnos, que ese jugador no esté mucho tiempo en el mercado"

Xavi Roca, director deportivo del Panathinaikos

¿Realmente se ocupa en solitario de todo lo que conlleva la dirección deportiva del Panathinaikos?

Sí. No tengo a nadie. Estoy solo. Absolutamente solo. Para todo. Para hacer seguimiento de otras ligas, para comprobar los perfiles que nos mandan... Tengo en mente intentar crear una estructura. Es algo que haremos tan pronto como podamos porque el club se lo merece y es la manera correcta de hacerlo. Pero a día de hoy estoy solo.

¿Cómo estructura su trabajo de cara a las incorporaciones?

A lo largo de la temporada estoy muy atento a jugadores que finalizan contrato. Son a los que podemos acceder para evitar pagar traspaso. Mi trabajo es intentar llegar a ellos cuanto antes. Para nosotros es muy importante avanzarnos, que ese jugador no esté mucho tiempo en el mercado. Tenemos grandes competidores. Hay otros clubes que pujan más que nosotros u ofrecen otro tipo de proyectos, pero hasta ahora no nos ha ido mal. Hemos conseguido fichar jugadores que valen mucho la pena. Hay un gran sacrificio y mucho trabajo detrás de cada incorporación. Intentamos que los jugadores entiendan lo que supone jugar en un club histórico como el Panathinaikos. Queremos crear una relación, algo bonito entre club y jugadores.

¿Cómo gestiona su tiempo con tanta carga de trabajo?

Intento dedicar más horas diarias a los diferentes apartados que requieren más atención. Ahora, con la covid-19, todo es mas complicado. Pero durante el año, cuando estoy más tranquilo, intento seguir la Superliga griega durante el fin de semana y entre semana ver todos los partidos posibles para mantener actualizada mi base de datos de jugadores que pueden resultar interesantes. Me gusta establecer contacto con los representantes para saber qué jugadores acaban contrato y seguirles más exhaustivamente durante la temporada.

¿Cuántos correos responde al día? En periodo de traspasos debe dar miedo consultar el mail.

Recibo muchísimos correos al día. Los agentes tienen la mala costumbre de hacerlo fácil y te lo envían por WhatsApp. Les pido por favor que me lo envíen al correo porque es la única manera de estar organizado y mantener estructurado mi desorden diario. Si empiezo a recibir ofrecimientos por WhatsApp, por mensaje, por correo... Me vuelvo loco.

¿Qué ligas ve más y qué nacionalidad prioriza a la hora de hacer fichajes?

La Superliga griega es una competición fácil en ese sentido. Tenemos un clima mediterráneo y la gente es muy abierta. Españoles, portugueses o italianos se adaptan rápido. También los sudamericanos. En la competición hay muchos brasileños y argentinos. Por cuestiones geográficas también miramos serbios, croatas... Un mix. No creo que tenemos un mercado concreto.

¿Tiene predilección por los futbolistas españoles?

Aunque desde fuera parezca que busco fichar futbolistas españoles no es así. Es cierto que en el AEK Larnaca me encontré con algunos que estaban y luego aportamos algunos más. Pero siempre que busco perfiles intento no masificar. Incluso intento evitar que sean españoles. Si el jugador es bueno da igual la nacionalidad, pero intento no crear ninguna colonia. Siempre busco ir mas allá del rendimiento del jugador en el campo. Me intereso mucho por su vida personal para crear buenos grupos humanos porque creo que es el secreto del éxito. Si no eres buena persona es muy difícil tener éxito en la vida. Hagas lo que hagas. A la hora de fichar intento obtener información a nivel personal. Aunque el fútbol esta globalizado y siempre tienes acceso a todos a través de alguien, de donde puedo obtener información más fiable es del mercado español. Es por eso por lo que a veces me decanto por los españoles. Algunos agentes hacen bromas cuando les digo 'busco esto, esto y esto, pero si puede ser no español mejor'.

Para la próxima temporada ya ha firmado a Fran Vélez, Carlitos López y Aitor Cantalapiedra. Y Dani Poyatos suena para el banquillo. ¿Está cerrado ya el cupo de españoles?

Si hay alguno muy bueno podemos hacer una excepción (risas). El mercado se ha dado así y estos son jugadores muy buenos que no podíamos dejar escapar. Pero también firmamos a Ayoub en el mercado de invierno, trajimos a Nagy cedido del Legia... A veces estas condicionado por lo que ofrece el mercado, pero sí que es cierto que hasta el día de hoy hemos contratado a varios españoles.

El caso de Carlitos López es curioso porque no puede jugar hasta la próxima temporada. ¿Era una oportunidad de mercado?

Así es. Carlitos fue una oportunidad que no pudimos dejar pasar. Teníamos relación desde hacía tiempo y fue una contratación madurada. Estábamos siempre en contacto y surgió la oportunidad. Él puso de su parte para unirse a este proyecto. Vio que había una seriedad y un trabajo detrás y eso hizo que nos pusiéramos de acuerdo. Aunque no pueda jugar hasta el próximo curso está totalmente incorporado a la rutina del equipo. A ver si ahora, con la nueva normativa, podemos adelantar su debut con el Panathinaikos. A partir del 1 de julio igual puede jugar y acabar la temporada con sensaciones de competición. Eso seria muy importante para todos.

El último en llegar fue Aitor Cantalapiedra. La afición del Panathinaikos debe estar emocionada con estas incorporaciones.

Y yo. Estamos todos muy emocionados. Tanto Carlitos como Aitor no solo son buenos futbolistas; también tienen el perfil que ilusionan al aficionado. Con Aitor parece que llegamos a un acuerdo en una semana, pero realmente son muchos meses detrás de él. Hablando, trabajando, explicando, convenciendo... Es un futbolista que ha demostrado querer formar parte de nuestro proyecto. Tenía ofertas económicamente mejores, pero ha entendido que no todo es el dinero y que estar en este proyecto y en este país puede ser muy beneficioso para él. Es así como se construyen los grandes grupos, los grandes equipos.

¿Recuerda quién es el futbolista que más le ha costado fichar?

No recuerdo ninguno en concreto, pero sí que me he enfrentado a situaciones complicadas en las que hasta el último momento ha habido discusiones por alguna cláusula. Detalles que, después de mucho trabajo, han hecho peligrar la operación en el último instante. También a la inversa. Operaciones que crees que no puedes realizar y de repente dan un giro que te lleva a entenderte. Este mundillo es así. Y la satisfacción que sientes cuando cierras a un jugador es impagable. Otras veces sientes que lo has dado todo, pero el jugador decide no venir. Ahí te quedas tocado, pero debes seguir adelante porque son cosas que forman parte del cargo.

"Me intereso mucho por la vida personal de los futbolistas para crear buenos grupos humanos. Creo que es el secreto del éxito"

Xavi Roca, director deportivo del Panathinaikos

¿Alguna vez ha tenido que conformarse con la octava opción?

Claro. Alguna vez. Incluso más atrás. Depende del club en el que estés, puedes tener una lista de prioridades, pero, aunque pienses que esos perfiles pueden encajar en tu presupuesto, luego está la realidad y la realidad es que a veces acabas firmando, por desgracia, opciones a las que no esperabas llegar. Digo por desgracia en relación a lo que tenías catalogado. A veces esos futbolistas acaban siendo revelaciones o rinden por encima de lo esperado. Tienes que estar atento al mercado, estar en permanente contacto con representantes, con el club... La idea es evitar que ninguna de las opciones que barajas te pueda encajar y tengas que acudir a otra que ni contemplabas.

¿Beneficia haber sido futbolista a la hora de trabajar como director deportivo?

Puede ser. Tampoco sé realmente cómo gestionan las situaciones otros directores deportivos que no han sido futbolistas. Yo creo que, aunque está mal decirlo, mi principal virtud es que soy muy claro, muy transparente. Hablo con naturalidad y eso la persona que está por encima del jugador lo percibe. Luego hay futbolistas que me lo dicen. No se trata de que yo sea mejor o peor, se trata de hablar con naturalidad y claridad. Eso se acaba percibiendo. Es como el entrenador que cree en algo. Si lo lleva dentro no hace falta fingir. El haber sido jugador me da ese plus de saber cómo piensa el jugador en momentos determinados. También para, desde mi humilde posición, asesorarle sobre lo que es conveniente o por qué creo que es adecuado que forme parte de nuestro proyecto.

¿Qué tal se le da la gestión del vestuario? Debe ser difícil administrar egos.

Yo he sido futbolista y sé cómo funciona un vestuario. Los egos, los contratos... Repito que creo que es clave ser claro y transparente, no engañar a nadie. Hay que explicar el porqué de las cosas. Hay jugadores que no se pueden comparar entre ellos. Primero porque hay varias posiciones y cada uno tiene un estatus, una edad, un rendimiento... De forma acertada o errónea el director deportivo y el club tienen que tomar una serie de decisiones que pueden ser acertadas o erróneas, pero en algún momento tienes que marcar esa línea. No puedes ir diciendo que sí a todo. Entras en una dinámica que no es beneficiosa. Hay que tener mano izquierda, saber gestionar y, sobre todo, ser persona. Si no hay nadie que te diga 'me dijiste esto y realmente es esto otro' estás haciendo bien las cosas.

¿Le ha tirado para atrás algún fichaje el Big Data?

No. Yo lo utilizo como orientación, como ayuda. Es una herramienta más. No creo que tenga que tener mucho peso en una decisión de un director deportivo. Y lo digo con todo el respeto del mundo a los expertos y a los que están gestionando el tema del Big Data. Un jugador es muchas otras cosas. Y no es el jugador solo. Es el jugador, la persona, el club, la ciudad, el proyecto, el entrenador... Hay ocasiones en las que crees que conoces a un jugador de verdad, pero luego ves los números y hay algo que no te concuerda. Puede servir de ayuda, pero un fichaje debe estar condicionado a otras muchas cosas. Por mucho que se pueda medir, hay aspectos de la competición que no son mensurables.

Xavi Roca, durante su presentación con Panathinaikos.

¿Por ejemplo? En los próximos meses, debido a la crisis de la covid-19, el Big Data podría adquirir más relevancia...

Evidentemente, durante este tiempo de confinamiento hemos tenido que usar plataformas digitales para ver futbolistas y tomar notas. Y puede que los números tengan más peso en los próximos meses, pero yo más que los números lo que quiero es ver los partidos y si puede ser en campo completo mejor. Quiero ver cómo se mueve el jugador en función a contrario, su 'timing', cómo actúa en relación a los espacios, la pelota, el compañero, cuántas veces mira antes de recibir el balón, si su cuerpo esta bien perfilado para ganar ventaja sobre el contrario, si ofrece línea de pase... Son aspectos que, para mí, tienen mucho valor y creo que a día de hoy medirlos es complicado.

¿Cómo debe ser la relación del director deportivo y el entrenador?

Creo mucho en que el proyecto se base en las personas. Partiendo de que haya buenas personas y todos entiendan que todos formamos parte de un club, que no hay nadie por encima de nadie. Aunque haya una estructura, porque al final es imprescindible para trabajar en orden y de forma adecuada. Pero eso no quiere decir que el organigrama se acabe imponiendo en el día a día. Yo no voy a imponer algo al entrenador. Si que voy a hablar con él, a discutir sobre las posiciones a reforzar. Siempre voy a estar disponible para cualquier cosa. Si me pide su opinión respecto a quién juega se la voy a dar, pero nunca le voy a decir quién tiene que jugar. Esa es su decisión. En el tema de fichajes igual. Si firmo a un entrenador acorde con mi idea futbolística nos vamos a poner de acuerdo fácilmente en los fichajes. Pero es el director deportivo quien está en el mercado. Sabe quién está disponible y qué fichajes son los más propicios para el club.

¿Qué es lo más difícil de ser director deportivo?

En la dirección deportiva hay situaciones muy ingratas. Tienes que tomar decisiones constantemente y es difícil hacer ver que tras ellas no hay nada personal. Sienta mal cuando lo piensan, pero es el día a día. En toda empresa y en todo club hay que tomar decisiones. Puede afectarte, pero hay que ser profesional. Si tienes empatía y entiendes cómo se siente la otra persona todo es más llevadero.