EXTREMADURA

La afición del Extremadura echa números

El equipo está muy lejos de la salvación. Con 21 puntos aún en juego, y con todos sus rivales puntuando, necesitaría casi un pleno de victorias para conseguirlo.

La afición del Extremadura echa números
J.M.ROMERO DIARIO AS

En Almendralejo echan números. La derrota sufrida por el Extremadura UD ante el Zaragoza, ha dejado al equipo extremeño en una situación muy complicada y lejos de el objetivo que se marcó al comienzo de la temporada, y que no era otro que el de una nueva salvación. Con parte de la jornada 35 aún por disputarse, los extremeños ocupan la penúltima posición con 33 puntos. Para ellos restan ya 7 partidos y por tanto 21 puntos en juego.

Es difícil a estas alturas poner números a la salvación. Y tampoco vale hacer un repaso a lo ocurrido en las últimas temporadas. Por destacar algo, el Osasuna marcó la salvación en la temporada 14/15 con 45 puntos, mientras que el Alcorcón necesitó 50 para conseguirlo en la 16/17. En la pasada temporada el Lugo se quedó en la categoría gracias a sus 47 puntos, y en la anterior, la 17/18, lo conseguía el Almería con 48 puntos. A la campaña actual le quedan por tanto más de 20 puntos por disputarse, y si tenemos en cuenta el ritmo de puntos que han marcado los equipos tras la vuelta del fútbol, la sensación es que la salvación podría ser la más cara de las últimas campañas.

Las cábalas quedan por tanto para los aficionados, y no para un equipo que prefiere centrarse en el próximo partido y ver todo diferente consiguiendo una victoria el domingo en Fuenlabrada. Más o menos en la línea que marca su entrenador, Manuel Mosquera, que tras la derrota ante el Real Zaragoza desveló lo que le dijo a los suyos en el vestuario. “Les he dicho a los jugadores que tenemos siete partidos por delante, y que si los ganamos conseguimos el objetivo de salvamos. Eso es una realidad. No podemos rendirnos ahora. Existen dos caminos en la actualidad: Estar con nosotros, confiar y apoyarnos, y el otro, más fácil, el entregar, bajar los brazos, y no seguir con nosotros".