ATLÉTICO DE MADRID

El Atleti recupera su sitio con rotaciones, transiciones y ataque

Simeone rotó, Marcos Llorente volvió a ser el mejor jugando en su sitio y Vitolo fue decisivo con su gol ante un buen Valladolid que sorprendió y mereció más en el Metropolitano.

Pucela sorpresa. A priori se esperaba otro partido. Que el Valladolid esperara en repliegue intensivo al Atlético e intentara salir al contraataque. Pero los de Sergio atacaron más de lo previsto, alternado bloque medio y bloque alto y manejando bien las transiciones defensa ataque. Y el Atlético también controló y realizó bien las transiciones y el ataque rápido, sobre todo por la banda derecha con la incorporación de Trippier y otra exhibición de fuerza, potencia y recursos técnicos de Marcos Llorente, quien jugando en su sitio, de centrocampista en banda derecha volvió a desbordar y ser el líder del ataque colchonero.

Rotaciones. Revolucionó Simeone el once titular, como no podía ser de otra manera porque en este microciclo de once partidos todos los jugadores son titulares y más los de una plantilla tan buena como la del Atleti. Salió con su clásico 1-4-4-2, de ahí no se sale casi nunca, con Oblak; Trippier, Giménez, Mario Hermoso, Manu Sánchez; Llorente, Herrera, Thomas, Lemar; Joao Félix y Morata. Por su parte, Sergio González cambió a nueve jugadores y su Valladolid pudo marcar varios goles con un Waldo espectacular. De haber tenido más acierto Matheus, otro gallo le hubiera cantado al Pucela.

Espectáculo. Había interés por ver como actuaría Simeone en su estadio vacío sin poder manejar al sector de la afición que dirige con los brazos en alto, cual cheerleader. Estuvo muy activo el entrenador del Atlético y su equipo realizó un partido con un juego ambicioso, veloz y agradable de ver que hubieran agradecido los 70 mil del Metropolitano, porque cuando lo han llenado esta temporada no han visto un partido con tantas alternativas y con su equipo sin especular con el resultado porque solo le valía ganar. Joao Félix demostró de nuevo que es diferente y que si se trabajara la fase ofensiva rendiría aún más. Igual pasa con la estrategia porque el Atlético lanzó un 10 córners y solo marcó por un error del portero rival.

Keroseno Llorente. Simeone consumió los cinco cambios y el Atlético acabó con otro equipazo: Oblak; Trippier, Giménez, Mario Hermoso, Manu Sánchez; Correa, Thomas, Koke, Carrasco; Vitolo y Costa. Les faltó algo de intensidad a Correa y Carrasco, pero Koke si mejoró a Herrera y Vitolo marcó el tanto de la victoria que coloca al Atleti en su sitio. Un partidazo en el que el Valladolid sorprendió a un Atleti en el que destacaron Giménez, Mario Hermoso, Manu Sánchez (recambio perfecto para Lodi), Joao Félix y Marcos Llorente, que lleva keroseno de combustible mientras los demás van con gasolina (¡Llorente Selección!). Se vio algún brote verde a Lemar, quien con confianza recuperará su nivel. Y sorprendió que Saúl no jugara ni un minuto, pero el Cholo le reservó para el partido ante el Levante porque el Atlético solo tiene 67 horas de descanso entre partido y partido. Algo inhumano e incompatible con el fútbol, señor Tebas.