Las Palmas

Raúl Fernández, una pesadilla que no cesa

Tras su última operación le diagnostican hasta tres meses de baja. El portero de la UD Las Palmas no juega desde el 14 de abril del año pasado.

Raúl Fernández, una pesadilla que no cesa
Carlos Díaz-Recio Diario AS

Raúl Fernández no consigue salir de su particular círculo vicioso de las lesiones. Y lo que le queda. Ocurre que el portero bilbaíno, 32 años, lleva sin jugar un partido oficial desde el 14 de abril del año pasado. De momento, le esperan entre dos y tres meses más de baja.

Tampoco es que esta estimación le genera esperanza a Fernández. Ocurre que, tras caer fulminado aquella aciaga tarde primaveral de 2019, en un partido contra el Cádiz en el EGC tras una canalla entrada de Jovanovic, los servicios médicos de Las Palmas le dieron un periodo de entre tres y cuatro meses de baja para la doble dolencia generada por aquel encontronazo: fractura de la rótula izquierda y del quinto metacarpiano de la mano derecha. Al menos de manera oficial, no recibió el alta médica hasta el 17 de febrero de 2020. No podía, en ningún caso, regresar de manera inmediata. “Cuando volvamos del parón seré uno más. Antes era imposible”, consideraba el propio Raúl en AS durante el periodo de cuarentena.

Parecía seguro, además, que iba a ser titular contra el Girona. “Su baja nos ha trastocado muchas cosas”, confesaba Pepe Mel el día antes de recibir al conjunto catalán. Ni siquiera el parón frenó la racha de lesiones en Las Palmas, que al regreso al trabajo en la Ciudad Deportiva vio como lo de Drolé va para largo, Cedrés no termina de recuperarse y que Dani Castellano y Álvaro Lemos sufrieron sendas lesiones musculares que les mantienen parados. Como a Raúl, que la semana se hizo de nuevo una fractura en su mano derecha, ahora en el quinto dedo.

El club oficializó hoy que ayer fue “operado con éxito”. Las previsiones médicas le dan un periodo de recuperación que oscila entre los dos meses y medio y los tres meses. Tampoco es que, en su figura, esto sea sinónimo de éxito. En cualquier caso, se confirma su temporada en blanco. Le queda, de momento, otra más de contrato.