ATLÉTICO DE MADRID

Los 'otros Llorente' del Cholo

Vuelve LaLiga para el Atlético tras el parón por la COVID-19 y lo hará con una llamativa novedad en el once. El medio como delantero. El Cholo ya lo hizo antes. Y resultó.

Llorente en un partidillo defendido por Giménez.
HANDOUT REUTERS

Vuelve LaLiga para el Atlético el domingo en San Mamés y lo hará con una novedad llamativa en el once del Cholo: la posición de Llorente. El héroe de Anfield, de natural mediocentro, convertido en delantero, como pareja de Costa, en la punta. A pesar de que Morata, al que le falta punta física, estará en el banquillo. Condicionado el técnico argentino por la baja segura de João Félix, sanción, y Correa, salida de una lesión muscular. No será la primera vez que un movimiento de piezas le sale bien a Simeone. Capaz de sacar dos futbolistas donde sólo tiene uno. O varios, como sucede en el caso de Saúl. 

Juanfran

No fue el Cholo quien le ubicó en el lateral pero sí el entrenador que le hizo brillar en esa posición. Cuando Juanfran llegó al Atlético en 2011 fue como centrocampista, extremo derecho. Fue con Manzano, temporada 2011-12, cuando en un partidillo contra el filial con el Rennes en el horizonte las bajas de Silvio y de Perea obligaron al entrenador a innovar. Y esa innovación fue la de retrasar a Juanfran. Una posición en la que, con la llegada de Simeone en enero de 2012, el de Crevillent se asentó convirtiéndose en una leyenda rojiblanca. Clave en su esquema, sus subidas en la banda y su encomiable sacrificio sumaban en el Atlético de la década prodigiosa. 

Raúl García

Otra pieza clave de esa década de éxitos que el Atlético ha vivido desde que ganara la Europa League con Quique en 2010. El movimiento de Llorente como delantero no ha tardado en compararse con la figura del navarro, santo y seña del club, aunque desde 2015, es decir, desde hace cinco temporadas, sean sus colores rojiblancos los del Athletic. En Osasuna jugaba por detrás del punta, en el Atlético antes del Cholo en el doble pivote. Fue el entrenador argentino quien logró sacarle partido a toda su garra, llegada, situándole en la banda. 

Lucas Hernández

De natural central izquierdo, llamado a ser el heredero de Godín en el Atlético, se proclamó campeón del mundo con Francia como lateral izquierdo. A esa posición se reconvirtió de la mano del Cholo, que en su plantilla tenía a Filipe Luis como único lateral zurdo y, cuando llegaron las lesiones, la posición se quedó desguarnecida. Hasta que el Cholo movió a Lucas ahí, donde creció y se asentó como futbolista. Su baja, mediada la temporada pasada, ya por la lesión en la rodilla, y ya porque se marchó ya al Bayern para recuperarse con el que desde agosto sería su equipo resultó muy difícil de suplir para el técnico argentino, que tenía en Lucas no sólo un lateral sino una pareja de centrales para la próxima década con Giménez. 

Griezmann

La gran obra del Cholo es el jugador francés. Fichado en el verano de 2014, llegó al Atlético como extremo, posición en la que ya brillaba en la Real Sociedad. Al llegar al club rojiblanco le costó la adaptación no sólo por lo físico (siempre reconoció que en la primera pretemporada en San Rafael le faltaba el aire en los entrenamientos) sino también por lo que Simeone esperaba de él. El argentino le veía como segundo punta y ahí le ubicó. Tres meses después, el francés explotaba en San Mamés con un hat-trick. Estaba listo. Durante las siguiente cinco temporadas fue el goleador del Atlético, el salvador junto a Oblak, el icono, un todo.