AFE

Aganzo reivindica que sólo les ha movido "los intereses de los/as trabajadores/as del fútbol"

El presidente de AFE, en un encuentro telemático recordó que aunque se les tildó de "alarmistas", fueron "los primeros en advertir que era necesario suspender".

Aganzo reivindica que sólo les ha movido "los intereses de los/as trabajadores/as del fútbol"
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, reiteró este jueves que su sindicato se está dedicando durante la crisis surgida con la pandemia del coronavirus "exclusivamente a los intereses de los trabajadores del fútbol", y se mostró con el trabajo "muy estricto y muy serio" que han llevado a cabo durante estos tres últimos meses.

"Lo primero que me gustaría dejar bien claro es que representamos sólo y exclusivamente los intereses de los/as trabajadores/as del fútbol. No nos mueven otras razones. Y eso es lo que hemos hecho durante la crisis sanitaria de la COVID-19", aseguró Aganzo en un encuentro telemático con la Asociación de Medios Internacionales Deportivos en España (ISMAS).

El exjugador recordó que, aunque se les tildó de "alarmistas", fueron "los primeros en advertir que era necesario suspender" el fútbol ante la amenaza del virus, después de ser "alertados" por el sindicato de jugadores italiano.

"De inmediato constituimos en el sindicato un equipo de trabajo centrado en la salud y en cuestiones jurídicas, abriendo un canal de interlocución con todos nuestros afiliados y afiliadas, con todos los agentes del mundo del deporte, también con el Gobierno central", añadió.

Del mismo modo, recalcó que defendieron su postura contraria a una "bajada generalizada de los salarios de los futbolistas porque significaba modificar las condiciones de los contratos" y para ello era necesario que las partes alcanzasen "un acuerdo".

Aganzo remarcó que trabajaron para "estar alerta en la aplicación de los ERTE", consiguiendo que se pararan "en diversos clubes de Segunda B y Primera femenina", y que, de cara a la vuelta a la competición, exigieron "desde el principio" un mínimo de "72 horas entre partido y partido", y que "la opinión de los y las futbolistas, a través de AFE, se tuviera en cuenta en el Grupo de Tareas para el Impulso al Deporte del CSD, en cuestiones como la vuelta a los entrenamientos y a la competición".

"Defendimos al colectivo cuando algunos trataron de polemizar por el uso indiscriminado de test, y fue el propio Ministerio de Sanidad quien nos dio la razón al decir que debían hacerse por prescripción médica e informando a la autoridad sanitaria competente", prosiguió el dirigente, en declaraciones facilitada por el departamento de prensa de AFE.

El exdelantero también dejó claro que advirtieron de la "inconstitucionalidad" de querer concentrar a los equipos y que tampoco se escondieron a la hora de pedir la vuelta del fútbol. "Fuimos los primeros en trasladar el deseo de jugar de nuestros compañeros, pero con garantías; con un plan de riesgos laborales, con protocolos de seguridad Competir, por supuesto que sí, pero no a cualquier precio, ni bajo cualquier circunstancia", subrayó.

"El trabajo de AFE ha sido muy estricto y muy serio durante los últimos meses. Todos nuestros departamentos han trabajado muchísimo y estoy orgulloso de todo lo conseguido en este tiempo. La salud ha estado por encima de todo, ha sido la cuestión principal para nosotros en todo momento", comentó.

En relación con el fútbol no profesional, Aganzo puntualizó que mantuvieron "la misma y clara postura en defensa de la protección de la salud, manteniendo reuniones periódicas con todos los equipos", y que han promovido "diferentes iniciativas, como mejoras para el fútbol femenino, trabajando en un nuevo marco normativo para conseguir que la Primera Iberdrola adquiera la categoría de profesional".

Finalmente, valoró como fundamental la iniciativa aprobada por la Junta Directiva de AFE de crear un fondo extraordinario "para apoyar a los y las futbolistas que atraviesan dificultades económicas" por este periodo de parón.