DEPORTIVO

Vicente: “Aquí me siento querido y en deuda con la gente”

El canario habla de su trayectoria en el Depor, la noche de Mallorca y la espina clavada por no haber mostrado su mejor versión con continuidad.

Vicente Gómez posa en Abegondo con el Deportivo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Vicente Gómez (Las Palmas de Gran Canaria, 1988) llegó al Deportivo hace dos veranos con dos objetivos: seguir creciendo como persona y reencontrarse como futbolista. Lo primero lo consiguió y reconoce que fue una decisión más que acertada, pero lo segundo sólo ha podido mostrarlo con cuentagotas. Él es el primero en saber que no siempre ha estado a la altura pero trabaja para ser decisivo en el tramo final de Liga y devolverle a la afición todo el cariño que ha sentido desde que aterrizó en Riazor, "me siento en deuda con la gente".

Las pretemporadas de Fernando Vázquez y Manuel Pombo son famosas en Galicia por su dureza, ¿cómo ha vivido este periodo similar?

Sí, sí, ya venía avisado y preparado (risas). Pero me he encontrado bien. Hemos trabajado muy duro después del parón y creo que vamos a estar listos para cuando empiece la temporada.

Además os han tocado temperaturas altas estas semanas, toda una preparación para lo que puede ser el tramo final, ¿cree que puede ser un factor decisivo?

Sí que recordó un poco a los meses de agosto y a las pretemporadas normales. En mi caso prefiero jugar con calor a que haga frío. Sí es cierto que en algunas zonas se puede hacer duro. Será un handicap más en la competición, pero tampoco creo que vaya a ser decisivo.

Se hace mucho hincapié en la preparación física, pero teniendo en cuenta las circunstancias de volver tras un parón y, sobre todo jugar a puerta cerrada, ¿cómo se están preparando a nivel mental?

Los jugadores hablamos de ello continuamente. Yo ya jugué un partido a puerta cerrada (ante el Barcelona en el Camp Nou) y es cierto que al principio ver el campo así es un shock. Habrá que adaptarse. Además para nosotros, que en los últimos partidos, desde la llegada de Fernando Vázquez, Riazor había sido un jugador más. No disponer de un arma como esa es complicado. Pero habrá que adaptarse lo más rápido posible y que no influya para sacar puntos, porque estamos en una situación difícil.

¿Cómo se encuentra a nivel personal? Con Fernando ha tenido presencia en muchos partidos, pero no excesivos minutos...

Me estaba encontrando muy bien en el último tramo con Luis César. Cerca de mi mejor versión, aunque el equipo tampoco estaba demasiado bien. En el último partido llegó esa sanción y vino Fernando Vázquez. Tenía la idea de reforzar atrás y quizá ahí salgo perdiendo porque los compañeros que juegan captan la idea más rápido. He participado y he intentado ganarme un hueco. Cuando llega el parón creo que podía tener más minutos. Había jugado ante Lugo y Almería y me había felicitado, además parecía que íbamos a cambiar la forma de jugar...

Pos sus características, el contexto en el que más puede brillar es cuando el equipo domina y es protagonista con balón. Y no hemos podido ver ni a ese Depor, ni a ese Vicente desde la primera vuelta del año pasado...

Lo mejor que tengo yo tiene que ver con expresarme a través del balón. Generar superioridades, ver los espacios... y puede que de la otra manera no luzca tanto. Pero nunca he puesto excusas. Siempre trato de adaptarme a lo que me piden los entrenadores. Un buen futbolista tiene que ser versátil y saber rendir en diferentes circunstancias.

¿Entonces tiene esperanzas de ser importante en estas 11 jornadas?

Ahora uno empieza de cero y con ilusiones renovadas. De todas formas, al haber tantos partidos y tan juntos, en lo que viene ahora igual no es tan importante querer jugarlo todo. Querer tener todos los minutos de los 11 partidos que quedan, y sí estar preparado y darlo todo en los seis o siete partidos que te toquen jugar.

Usted reconoció que no estuvo bien en la fatídica noche de Mallorca, ¿tiene la sensación de que se le señala en exceso por aquel partido?¿que se es injusto con usted?

No, sinceramente no lo noto así. Tampoco es que me entere mucho de lo que opine la gente porque creo que es mejor no hacerlo. Fue normal salir decepcionado y no pasad nada por decirlo cuando no has estado bien. Yo no estuve a la altura, pero no se pierde un partido de esa forma por un sólo jugador, el equipo no estuvo a la altura tampoco. Pero no me siento criticado ni pitado en Riazor. El último recuerdo que tengo es cuando me cambian ante el Lugo y tengo que salir por la otra banda. Voy andando por fuera y no me noto señalado, todo lo contrario. Me siento querido y en deuda con la gente por eso mismo. Porque, sea por los motivos que sea, no he sido capaz de tener esa regularidad mostrando al jugador que sé que encandilaría con mi fútbol.

"En el Deportivo he encontrado una mejor versión de mí. Venía con la autoestima baja y ver cómo me recibieron..."

Siempre dijo, cuando salió de Las Palmas, que necesitaba hacerlo. Tomarse un respiro a nivel futbolístico y personal. Viendo cómo está yendo, ¿le ha compensando venir al Depor?

Absolutamente. Salir de Las Palmas y poder ir a un club importantísimo como el Depor, con el peso que tiene y esta afición... He encontrado una mejor versión de mí. He madurado como persona y como futbolista. Fue importante salir de mi zona de confort y valoras muchas cosas. A la familia lo que tienes en casa, que a veces de estar siempre con ellos no te das cuenta. Yo venía aquí con la autoestima baja y ver cómo me recibieron los compañeros y los aficionados...

Y por unos meses brilló, tanto como para llamar la atención del fútbol chino. ¿Se arrepiente de decir no a aquella oferta?

No. Primero porque el club no quería que me fuera. Ni Natxo ni Carmelo. Pero yo tampoco iba a formar ninguna guerra. Estaba feliz en A Coruña en aquel momento y sigo estándolo. ¿Que salí perdiendo en lo económico? Es cierto. Pero duermo muy tranquilo en el día a día

Ahora le queda un año más de contrato en el Depor, ¿cómo se ve?

Esta situación nos que estamos viviendo nos enseña a ir día a día. A no pensar mucho en el futuro. Tengo un año más de contrato y mi intención es cumplirlo. Tanto la directiva como el entrenador me dijeron que estaban muy contentos con mi actitud y por mi cabeza no pasa irme a ningún lado.