REAL VALLADOLID

Todos juntos... 21 días después

Sergio González podrá trabajar con la plantilla al completo desde el lunes 1 de junio, apenas 10 días antes del comienzo de la competición. Las fases se han ido cumpliendo con rigor

Todos juntos... 21 días después
J. L. Rojí

El Real Valladolid ya tiene la autorización para poder hacer entrenamientos en grupo con todo el equipo, trabajo ya normalizado y que recuerda a la era anterior a la pandemia. El lunes 1 de junio Sergio González podrá disponer de toda la plantilla y hacer sesiones que les vayan acercando al inicio inminente de la competición, fijado para el 12 de junio con el derbi sevillano. La gran duda es saber si Porro estará con el grupo, ya que se lesionó el día 19 de mayo y su recuperación estaba fijada en 10 días... que ya se han cumplido.

Por el camino han quedado largas sesiones de trabajo en casa, en solitario, con bicis estáticas y ejercicios encerrados en habitaciones o en el mejor de los casos en jardines particulares. El día 11 de mayo las caras de los jugadores reflejaban la alegría de volver a pisar el césped de Zorrilla o de Los Anexos, eso sí, con entrenamientos de forma individual y con mucha distancia entre unos y otros como manda el protocolo.

En esa vuelta al trabajo no estaban ni Plano ni Matheus que mostraron rastros del virus en el primer test que se les hizo antes de empezar el trabajo y tuvieron que esperar hasta el día 16 de mayo para volver al trabajo, justo con el tiempo suficiente de sumarse a los primeros entrenamientos en pequeños grupos separados entre estadio y Anexos el día 18 de este mes. En esos días los componentes de la plantilla y los que los rodean tenían que pasar su segundo test y el tercero se les efectuaba el jueves de la semana pasada.

La vuelta al trabajo no ha sido fácil y los jugadores han tenido que afrontar una especia de pretemporada para recuperar el ritmo perdido, pero parece que es poco tiempo de entrenamiento con fútbol real para alcanzar el ritmo de competición, ya que todo el equipo se verá las caras al completo desde el lunes primero de junio.

La competición va a estar muy comprimida y esto beneficia a las plantillas más largas y a las que están más acostumbradas a jugar entre semana, algo que no ocurre con el Valladolid. La importancia del fondo de armario es vital, y jugadores del Promesas como Alende, Kike o Miguel tendrán que estar al quite, además de la posibilidad que tendrán de debutar hombres que aún no han jugado en Liga como Matheus, Javi Sánchez o Caro. El calor y la presión hará que todos los jugadores sean importantes, además de los cinco cambios por partido, algo que siendo lógico, no deja de sorprender, ya que es modificar las reglas de la competición sobre la marcha y que 27 jornadas se hayan jugado de una forma y 11 de otra.