REAL MADRID

Bale debe reinventarse

El galés lleva su temporada menos productiva: sólo ha marcado tres goles. Pero acostumbra a ser clave cuando llegan los momentos decisivos...

Gareth Bale está realizando, hasta el momento, una temporada bastante pobre. Es el futbolista mejor pagado de la plantilla del Real Madrid, aunque sobre el terreno de juego no está justificando esa condición privilegiada. Sólo ha aportado tres goles y dos asistencias en los 18 partidos que ha disputado.

Su papel en el equipo ahora mismo es una incógnita. Zidane no recurrió a él de inicio en los duelos decisivos ante el City y el Barça a pesar de que no podía contar ni con Hazard ni con Asensio. Ahora que los dos están de vuelta el galés tendrá que recuperar su mejor versión si quiere tener minutos...

Con contrato hasta 2022 y sin intención de escuchar ofertas, tiene que reinventarse para recuperar su rol. Algo que ya hizo en el pasado. En la temporada 2017-18 perdió el sitio y terminó siendo clave con dos goles en la final de la Champions que cambiaron por completo el panorama. No era la primera vez que aparecía en momentos decisivos: también marcó en la final de la Décima, en la final de Copa de 2014... Zidane es consciente de que, enchufado, es uno de los futbolistas más desequilibrantes que tiene en la plantilla. El técnico ha demostrado en el pasado que, cuando está al 100%, cuenta con él. Es Gareth quien tiene que cambiar la dinámica que vive en el actual curso. 

Aunque se suponía que tras la marcha de Cristiano debía dar un paso al frente, el galés aparece octavo en la lista de goleadores (empatado con Varane, Lucas Vázquez e Isco). Benzema (con 19 dianas), Ramos y Rodrygo (7), Kroos y Modric (5), y Casemiro y Vinicius (4) han marcado más tantos que él, a pesar de que sólo dos (Rodrygo y Vinicius) son delanteros.
Tampoco en minutos tiene el rol de liderazgo que se suponía: es el 14º. Y esto no se debe sólo a su irregularidad en cuanto a rendimiento, algo que ha provocado que Zidane no le dé confianza, sino que también es provocado, un curso más, por sus habituales problemas físicos: se ha perdido diez partidos por lesión esta campaña.

Salida

Bale tuvo pie y medio fuera del club el pasado verano. El propio Zidane pidió públicamente que su salida se solucionara cuanto antes. Sin embargo, su posible traspaso a China no se concretó y el entrenador francés tuvo que contar con un jugador que no entraba en sus planes. En el inicio de curso su actitud prometía y fue importante en el tramo inicial. Ahí llegaron sus últimos goles en LaLiga, con un doblete ante el Villarreal el 1 de septiembre de 2019, que después ensombreció con una expulsión absurda. Desde entonces sólo ha marcado un tanto más y fue con polémica: ante el Unionistas en Copa y no lo celebró.

La paciencia de Zidane con él pareció agotarse contra el Manchester City. Bale disputó el cuarto de hora final y estuvo totalmente desaparecido. Eso provocó que el entrenador no haya vuelto a contar con él: suplente y sin minutos frente al Barça y el Betis…