LA ENTREVISTA | PEDRO MARTÍNEZ LOSA

"Llegamos a la Champions entrenando en medio campo"

Pedro Martínez Losa (Madrid, 1976), técnico del Girondins de Burdeos, repasa en AS su dilatada trayectoria que le ha hecho dirigir en España, EE UU, Inglaterra y Francia.

Pedro Martinez Losa

-Sus inicios profesionales fueron en el Rayo Vallecano…

-En el Rayo viví una historia apasionante. Ganamos la Copa de la Reina, la Liga, jugamos la Champions... Y entrenábamos en medio campo a las 20:00 horas, cuando estaban libres las canchas Del Pozo del Tio Raimundo. En una época pasaba un Kart y nos rompían las lunas de los coches para robarnos. Nos dimos cuenta y cuando oíamos el fuerte ruido que hacía salía alguien del cuerpo técnico para vigilar. Los viernes compartíamos campo con Sandoval, Michel...

-¿Cuál fue la razón de salir?

-Empezaron las dificultades económicas. Me sentía responsable de las situaciones personales de las jugadoras. Ellas habían dejado de fichar por otros clubes y ahora no cobraban. Decidí dar un salto, era mi momento de seguir creciendo. 

-¿Ya tenía algo cerrado?

-Me habían llamado antes de Estados Unidos, y me pareció arriesgado. Pero en ese momento me ofrecieron ser el segundo entrenador del NY Flash, el mejor equipo de la NWSL. Montamos la academia que a día de hoy sigue funcionando. Allí apuestan todo por el fútbol femenino. 

-Y luego llegó el Arsenal en 2014...

-Tuvimos una reunión en verano en Nueva York con el CEO del Arsenal, estaban de gira allí. Al día siguiente me ofrecieron el trabajo. Cuando se lo comuniqué al NY Flash también me ofrecía el puesto de primer entrenador justo. Era el Arsenal, no tiene explicación. Y la oportunidad de acercarme a casa. Al fútbol europeo.

-¿Cuál era el proyecto? 

-El Arsenal estaba en un momento de cambios, había ganado todo desde el 86. Pero el Chelsea y el City habían empezado la profesionalización y ellos se habían paralizado. Me tocó esa parte. Yo había tenido experiencias con jugadoras como Lloyd o Wambach, que eso hay que saberlo manejarlo de forma diferente, igual que en el masculino, da igual que el sueldo sea dos ceros más o tres, las personalidades y ese tipo de egos son los mismos. 

-¿Cómo era la plantilla? 

-El club tenía grandes leyendas (Kelly Smith, Rachel Yankey, Casey Stoney) pero tenía que renovarse. Las jóvenes no eran profesionales y se iban a otros clubes. Entrenábamos en césped artificial. Hasta ese momento le había valido. Ahora necesita renovarse. Fueron tres años que parecieron 10 de trabajo. Mover eso no fue fácil. Traer a Miedema, Nobbs, firmar jugadoras jóvenes. Todo eran apuestas. 

-Seguro que tiene alguna anécdota...

-Sí, mi primer partido fue contra el Bristol de Natalia Pablos y Laura Del Río. En la primera parte perdíamos 2-0. No había pausa, las jugadoras llevan esa forma de jugar en el ADN. Ida y vuelta. Luego terminamos ganando 4-2. Le dije a Natalia “oye, esto siempre es así de loco”. La jugadora inglesa y americana tiene un espíritu competitivo brutal. Allí juegan desde pequeñas y aquí muchas han tenido incluso que convencer a sus padres para que les dejaran jugar. Antes les bastaba con jugar más que con ganar. Ahora ya se va viendo. 

-¿Cómo ve a la Selección?

-Veo que España tiene una identidad muy clara, se ha hecho mucho trabajo y se ha mejorado mucho. Como también ha mejorado el fútbol femenino mundial. Jorge ha apostado por las jugadoras jóvenes, con las que ha trabajado en las categorías inferiores. España juega un fútbol muy vistoso, lleva el mismo proceso que pasó con el masculino. Ahora estamos en un momento que nos falta un puntito más. Se conseguirá si la Liga Iberdrola es más competitiva. También influye la cultura, en otras hay más desarrollo atlético de la mujer. El talento lo tenemos. Hay que esperar al desarrollo natural de nuestro fútbol para poder llegar a ganar algún día. 

-Y la Liga Iberdrola...

-Creo que ahora ha cogido mucha más visibilidad y está cogiendo forma. Pero hay otras ligas que tienen una intensidad y un ritmo mayor. Mucha más exigencia física, y la competitividad en los partidos de la liga francesa, alemana… Ves el ejemplo en Irene Paredes, que han salido y han madurado y es otra jugadora. Por eso, si fuese seleccionador no me gustaría que salieran al extranjero. En España en cuanto a estructura hay cuatro equipos profesionales. También hay algunos que dicen que la tienen y no es así. 

-¿Cómo ve la llegada del Real Madrid?

-Un club como el Madrid conseguirá lo que se proponga. El inicio ha sido llamativo, por la forma en la que se ha creado. Ahora están intentando hacer un proyecto de jugadoras jóvenes y varias españolas para mejorar el primer año. No me lo imagino arriba, ahora mismo hay un club que es el Barcelona que está a otro nivel en todo. El Atlético ha demostrado mucha eficiencia para acercarse e incluso superar al Barçca. Pero ese proceso es largo, no creo que el Real Madrid lo adquiera de repente. En un plazo medio sí lo logrará. Tiene muchas cosas positivas, en cuanto a la visibilidad de la liga. Hay muchas jugadoras en todo el mundo que solo con oír el nombre del Real Madrid ya tienen curiosidad. Es mucho más vendible con un United-Madrid en Champions-

-¿Se ve volviendo a España?

-Sí, claro, aunque tenía pendiente la liga francesa. En el Burdeos hemos hecho gran temporada pero se nos ha quedado incompleto el trabajo. En Francia existe mucha materia prima. Eso sí, creo que el fútbol inglés lo adorna mucho más. 

-¿Con qué jugadora que haya dirigido se queda?

-Kelly Smith.

-¿Y una española?

-Tienen que ser dos. En cuanto a talento no tengo duda, Sonia Bermúdez. Y luego Natalia Pablos la más goleadora, incluso a nivel mundial.

-Si pudiera fichar a una futbolista para el Girondins...

-Amandine Henry o Rose Lavelle. 

-Siempre ocupan titulares Morgan o Rapinoe. ¿Son las mejores?

-No les quiero quitar importancia, pero Lavelle, Sauerbrunn o Dunn son maravillosas.

-¿Se arriesgaría a entrenar a un equipo masculino?

-El fútbol femenino me ha dado muchísimo. Y ya lo domino. Aunque nunca se sabe.

-Muchas años en el fútbol femenino, ¿cómo diría que está actualmente?

-No creo que ningún directivo o presidente diga que hoy en día que el fútbol femenino no es rentable. No lo es si siempre lo tratas como el hermano pequeño.