BARCELONA

Los dos grupos de Setién: vacas sagradas y nueva guardia

El cántabro dividió la primera sesión semicolectiva en dos grupos de diez: los pesos pesados del vestuario, a un lado. Los Griezmann, De Jong, Lenglet, al otro.

Una semana después de ponerse en marcha los entrenamientos individuales, el Barça entra en la fase Setién. Más de dos meses después, y más allá de las charlas telemáticas que ha mantenido con los jugadores, el cántabro ha podido reunirse por fin con sus futbolistas, al menos en dos grupos, para empezar a transmitirles las ideas que tiene en la cabeza y que, después de un estudio pormenorizado de los doce partidos que ha dirigido hasta el momento, quiere matizar.

Había expectación por conocer cómo dividiría a los dos grupos de trabajo el cántabro. El de las vacas sagradas reunió a los cuatro capitanes, Messi, Piqué, Busquets y Sergi Roberto; más otros jugadores de peso en el vestuario como Luis Suárez, Alba, Vidal; y tres canteranos: Ansu Fati, protegido por los veteranos, Araújo y Riqui Puig. Mientras, el segundo grupo ha estado formado por los líderes de la nueva guardia; Griezmann y De Jong, además de Semedo, Rakitic, Arthur, Lenglet, Braithwaite, Júnior, Collado y Monchu. En resumen; vacas sagradas por un lado y nueva guardia por otro.

Aunque aún no se podrán hacer entrenamiento rigurosamente tácticos, la prioridad de Setién esta semana es ir inculcando a sus jugadores las nuevas cosas que deberán hacer cuando regrese LaLiga. Setién ha aceptado con deportividad el mensaje de Leo Messi, que mantenía que para ganar títulos, el Barça no puede jugar como venía haciéndolo antes del parón. Entonces, los azulgrana venían de empatar en Nápoles después de jugar un partido burocrático, habían perdido en el Bernabéu y consiguieron una victoria a duras penas ante la Real Sociedad.