LEGANÉS

El Leganés, muy pendiente del paso de Madrid a la Fase 1

Hasta que no suceda, no podrán entrenarse en grupos pequeños. LaLiga impide que el salto sea asimétrico entre sus 42 participantes, pero en Butarque siguen preocupados la evolución.

El Leganés, muy pendiente del paso de Madrid a la Fase 1
PABLO MORENO LALIGA

El Leganés contempla intrigado (y algo preocupado) la evolución de las distintas fases gubernamentales para avanzar en la desescalada. Tiene motivos. La Comunidad de Madrid continúa anclada en la Fase 0. El asunto no es irrelevante para su trabajo diario porque, hasta que la región no dé el paso y obtenga de Sanidad el permiso para entrar en la Fase 1, los pepineros no podrán empezar con los entrenamientos en grupos. Esos que podrán reunir a un máximo de 6 jugadores ampliable a 8 futbolistas. Esto es, hasta entonces no podrá mejorar en la calidad de sus sesiones.

El temor que tienen los pepineros es compartido por otros equipos de provincias o ciudades aún ancladas en la Fase 0. Por ahora LaLiga se ha comprometido a que los cambios de nivel de entrenamiento serán homogéneos para los 42 conjuntos de Primera y Segunda. Es decir, que cuando se produzcan, lo harán todos a la vez. Pero para se dé esta orden coordinada, es necesario que los 42 equipos se encuentren en regiones en Fase 1 de la desescalada. Prácticamente todo el país. Y en el caso de Madrid, el asunto va para largo.

Existe un escenario factible que por ahora no se contempla, pero que podría darse. El de equipos que en regiones ya instaladas en la Fase 1 insistieran a LaLiga para poder dar cuanto antes el salto al siguiente nivel de entrenamientos. Porque esos equipos, con la normativa en la mano, ya podrían hacerlo. Ya podrían ejercitarse en grupo. Sólo es el veto de LaLiga lo impide.

En tal caso, si se produjera esa concesión asimétrica, los equipos como el Leganés que aún no pueden pasar a entrenamientos grupales por vivir en tierra de Fase 0, quedarían afectados por tener una desigual preparación con respecto al resto de sus competidores. Por ahora, en Butarque no creen que esa desescalada irregular en los entrenos vaya a suceder, pero tampoco le quitan ojo al asunto.

Entre tanto, el equipo de Javier Aguirre prosigue su puesta a punto con el trabajo individual. Hoy jueves los hombres del Vasco descansan, pero mañana regresarán para cumplir una semana de trabajo con sólo dos días libres. El plan del cuerpo técnico es poder organizar dobles sesiones, algo que comenzará a verse precisamente cuando se logre el permiso para dar el salto al siguiente nivel.