DOBLETE

Se cumplen 36 años del último gran título del Athletic

Los leones, dirigidos por Clemente, ganaron la Copa, alcanzaron el doblete y lograron la última travesía de la gabarra. La final del Bernabéu ante el Barça acabó con una trifulca.

Se cumplen 36 años del último gran título del Athletic
DIARIO AS DIARIO AS

El Athletic pactó ayer con la Real Sociedad y la Federación Española aplazar la próxima final de Copa a cuando las autoridades sanitarias permitan contar con público. Una medida ampliamente celebrada por la plantilla y la afición, deseosas de otro desplazamiento en masa como en las recientes citas en Mestalla, el Calderón y el Camp Nou, pero esta vez con más posibilidades de levantar el trofeo porque enfrente no está Messi y su Barça. Ha llegado el consenso precisamente la víspera de la celebración por los 36 años de la última Copa para los leones, que suponía la número 23 en su palmarés.

Fue ante el Barcelona, en el Bernabéu, una de las finales con más adrenalina. Endika, que salió en el once en lugar de Sarabia, pasó a la historia con un gol de bandera y Dani levantó el trofeo como capitán. Ahora, con 36 años transcurridos, el menudo delantero vizcaíno siempre mantiene que está deseando "que alguien me tome el relevo". El Bernabéu registró un ambiente tenso, con 100.000 aficionados en las gradas, 60.000 de ellos vascos. Argote, un zurdo cerrado, centró desde la derecha, la bajó con el pecho magistralmente el delantero rojiblanco y remató con la izquierda, aunque era diestro, para batir, muy ajustado al palo, a Urruti.

Desde aquel año, solo ha habido una Supercopa para llevarse a la boca, en 2015, un título de menor rango que aquel doblete que lanzó a los aficionados de Bizkaia a los márgenes de la Ría para acompañar a la gabarra de los campeones. Aquella final también será recordada por la batalla campal que se libró sobre el césped instantes después de que Franco Martínez decretara el final del encuentro, un episodio bochornoso que empañó en gran medida lo que se vio en cuanto a ingredientes futbolísticos. Tras el gol empezaron ya las hostilidades y la trifulca acabó con varios futbolistas heridos, el más grave el rojiblanco Sola, con conmoción cerebral tras un rodillazo de Maradona.

El Athletic, dirigido por Clemente, llegaba al encuentro seis días después de proclamarse campeón de Liga, la segunda consecutiva, gracias a su victoria frente a la Real Sociedad en San Mamés. El reto era mayúsculo, similar al de 1958 en ese mismo escenario, cuando los leones se impusieron en Chamartín al Real Madrid de Di Stéfano. En esta ocasión trataba de impedir su doblete un Barcelona con Menotti como técnico, Maradona como líder y Schuster impartiendo cátedra. Los leones altaron al Bernabéu con Zubizarreta; Urkiaga, Liceranzu, Goikoetxea, Núñez; Patxi Salinas, De Andrés, Urtubi; Dani, Endika (Sarabia, 61') y Argote (Gallego, 87'). Y el 'Flaco' Menotti puso en liza a Urruti; Sánchez, Migueli, Alexanko, Julio Alberto; Víctor, Schuster, Rojo (Clos, 63'); Marcos, Maradona y Carrasco.

Antes de las cuatro recientes finales (tres perdidas en 2009, 2012 y 2015, más la que está ahora pendiente contra la Real Sociedad), ya se cayó en otra, al año siguiente de esa ganada, en 1985, frente al Atlético de Madrid de Hugo Sánchez, también en el Bernabéu (2-1).