BRASIL

De probar en Betis y Madrid a trabajar ahora con el reciclaje

Pety, brasileño de 22 años, viajó a España en 2012 para ser examinado por las categorías inferiores verdiblancas y blancas pero se volvió por problemas burocráticos.

0
Pety, ahora con 22 años, hizo pruebas en el Betis y el Real Madrid cuando tenía apenas 14 años. Hoy trabaja en una planta de reciclaje en Brasil.

Se llama Luis Henrique dos Santos, le apodan 'Pety' y en 2012 llegó desde Brasil a España para someterse a una prueba en el Betis y, posteriormente, en el Real Madrid. No se quedó en ninguno de los dos sitios por problemas burocráticos. Tenía sólo 14 años. Hoy, con 22, trabaja en una planta de reciclaje. Nacido en Sao Luiz de Quitunde, en el estado brasileño de Alagoas, se marchó a Sao Paulo siendo muy joven. "Un hombre de negocios vio un video que mi padre publicó en YouTube, cuando yo tenía 8 o 9 años, y me trajo con mi familia para una prueba en Olé Brasil, el equipo base en Ribeirão Preto. Le gustaba mi fútbol y jugué durante tres o cuatro años en el club", dice a UOL Esporte.

Luego llegaría una prueba y su aprobación en el Cruzeiro de Sao Paulo. Y posteriormente, la llamada de España. Primero en el Betis, en donde gustó su manera de jugar pero se toparon con los problemas burocráticos de contratar a un jugador brasileño de 14 años. Y luego, acto seguido y estando aún en España, del Real Madrid: "Teníamos ya billetes de vuelta a Brasil, pero estando en un restaurante llegó una llamada de la gente del Real Madrid. Se suponía que debía quedarme con ellos durante un mes e incluso competir en varios campeonatos". Días después, Pety se tomó fotos en la ciudad deportiva, publicaba imágenes de los entrenamientos e incluso afirmaba ser ya jugador madridista en su cuenta de Twitter. "Pero luego me dijeron que tenía que volverme a Brasil, al Cruzeiro".

Hoy, este joven de 22 años todavía sueña con volver a jugar profesionalmente. Eso sí, como no aparece una oportunidad trabaja en una planta de reciclaje de cartón y plástico en Uberaba. No menosprecia su trabajo, pero tampoco quiere renunciar a su sueño. "Trabajo como asistente general para una empresa de reciclaje de cartón y plástico. Mi sueño es volver a jugar, solo necesito una oportunidad para mostrar el regalo que Dios me ha dado".

Pety termina con una reflexión profunda: "En el fútbol hay mucha traición, uno siempre está tratando de joder al otro. Como soy bajito, lo que me lastró fue la altura, y no la calidad. Si tuviera el mismo talento que otro, preferirían el más alto". Y eso que hubo un tiempo en que la Prensa italiana le había llegado a apodar 'nuevo Maradona'...