REAL VALLADOLID

Álvaro Aguado: "Ni todo el dinero del mundo compraría la tranquilidad y la salud"

El jugador vive estos días confinado en Soria. Siente al Real Valladolid cerca y está contento; la vuelta al fútbol debe ser entendida por todas las partes implicadas

Valladolid
0
Álvaro Aguado: "Ni todo el dinero del mundo compraría la tranquilidad y la salud"
AS.COM

Álvaro Aguado, jugador del Real Valladolid, llegó cedido al Numancia en el mercado de invierno y cuando ya reclamaba protagonismo en el equipo de Luis Carrión, la situación se torció y como el resto de españoles, quedó confinado en su casa a la espera de que una cierta normalidad nos devuelva el fútbol y nuestras vidas.

El joven jugador nos contaba cómo está viviendo estos días en Soria: "Como cualquier deportista o cualquier persona que se quiera cuidar. Cuando todo esto empezó yo tenía unos problemas en el tendón de Aquiles y por necesidad tengo que ir a tratarme al estadio de Los Pajaritos; ya estoy casi del todo bien, pero cada mañana tengo que ir para finalizar la recuperación. Cuando llego a casa a media mañana, dedico el tiempo principalmente al entrenamiento. Creo que dentro de lo que cabe, si lo haces bien, se puede incluso mejorar en el trabajo de fuerza, otra cosa distinta es la resistencia, ya que no es ni parecido a lo que haces cada día normal en el césped. Hay que buscar el lado positivo del confinamiento y gracias a los materiales que nos ha proporcionado el club estoy intentando por todos los medios mantenerme y mejorar en aquellos aspectos en los que podría estar más flojo".

Esos complementos que facilitan el trabajo consisten en "una bicicleta de 'spinning' y luego cada uno pudo coger cosas del gimnasio. Yo me he traído para poder trabajar en la fuerza, ya que otros trabajos dentro de un piso no se pueden hacer".

Como contaba Aguado, esas salidas cada mañana por obligación le han permitido aliviar el encierro: "Tengo un justificante médico del club, pero no he tenido que usarlo, no me han llegado a parar estos días. Es verdad que aunque sea sólo una horita (de 09:00 a 10:00) salir a la calle se nota, pero al final nuestra rutina y el día a día ha cambiado mucho y aunque sea salir una hora de casa se agradece, pero tampoco es gran cosa".

Álvaro se trasladó a Soria acompañado de su pareja, algo que también le permite escapar de la soledad que muchos padecen estos días: "Por suerte, esto me pilló aquí con mi pareja que este año se vino a vivir conmigo y eso me ha hecho la vida más fácil y los días se hacen más cortos al compartir la vida con ella. No tenemos niños ni perro, así que somos de los que no hemos podido salir nada de nada, pero sabemos entretenernos, cocinando, viendo series y estando juntos".

Esas salidas matinales le han permitido a Álvaro Aguado realizar la logística para llevar los suministros a casa: "He aprovechado cuando he tenido que salir a tratarme, pero al supermercado he ido yo sólo, una vez a la semana y he hecho compra que nos durara siete días. Ella, desde que se decretó el estado de alarma, no ha salido ni una vez de casa, lo hago yo todo. Hay que hacer las cosas bien y ya habrá tiempo de volver a la normalidad".

El aburrimiento y el encierro suele marcar el camino del frigorífico, algo que para un deportista de élite es muy peligroso: "El Numancia nos mandó todas la pautas de alimentación que debíamos seguir y lo que mejor nos podía venir para intentar mantener la forma. Todo va en las motivaciones de cada uno, aunque a veces no sea fácil, pero yo soy muy disciplinado y cuando hay adversidades de este tipo aún lo soy más; el que algo quiere, algo le cuesta y no nos podemos dejar ir".

Algo que repiten los futbolistas como un mantra cuando se les pregunta por lo que echan más de menos "El fútbol y la familia, son los dos pilares fundamentales de un futbolista, su entorno y su profesión. Tenía la suerte de ver a mi familia una vez al mes, pero pronto pasará todo esto y volverá la normalidad; en cuanto al fútbol, aunque suene feo, es como una droga para nosotros, que lo llevamos dentro desde pequeños y se está haciendo muy largo esperar para volver a jugar... ¡fíjate, mientras hablamos, tengo un balón entre los pies!".

Ese regreso a la competición sigue sin parecer fácil: "Es un tema bastante complejo. Hay que empaparse y leer mucho para obtener toda la información y poder tener una opinión. Lo más adecuado será seguir los consejos de las autoridades sanitarias y del gobierno. Si no pasa nada parece que el 4 de mayo empezaremos los entrenamientos individuales y acataremos las órdenes de sanidad, siguiendo las reglas. Se está diciendo mucho que si el futbolista quiere o no quiere jugar, pero lo que hay que hacer es escuchar todas las partes y entender al jugador que no esté por la labor de arriesgarse y llevar la enfermedad a casa, por ejemplo teniendo un familiar de riesgo y eso hay que entenderlo. Ni todo el dinero del mundo compraría esa tranquilidad y la salud. Por otra parte hay que entender también el sector empresarial que gracias al fútbol hay muchas familias que comen de esas dos horas de un partido, no sólo los futbolistas viven del fútbol. Hasta que no haya una vacuna no se puede asegurar nada, por muchos test que nos hagan y hay que ser personas y humanos... entender todos los puntos de vista".

Encerrado en Soria, Aguado ha percibido el calor del Real Valladolid que está atento a su jugador, aunque esté cedido en el Numancia: "Estoy muy contento; desde que salí en enero, han venido a verme a todos los partidos y después se han quedado para hablar conmigo. Desde que empezó el confinamiento también han sido muy cercanos, me llaman una vez cada 15 días y los siento muy cerca, así que por ese lado, muy contento porque están pendientes y se nota".

Esa cesión acaba el 31 de junio y puede crear cierta incertidumbre al no saber siquiera si se podrá acabar la Liga: "Todavía no hay nada oficial, pero lo normal es que los contratos se extiendan hasta el día que se juegue el último partido de Liga. Será algo general, no casos individuales, para todos los cedidos. Si se reanuda...".

Desde que llegó al Numancia, Álvaro Aguado se ha ido haciendo hueco y se ha ganado la confianza del técnico Luis Carrión: "En Valladolid los seis meses que estuve me han tratado de maravilla y estaba muy contento, no puedo decir otra cosa, pero todo futbolista quiere jugar y allí no se dieron las circunstancias por 'x' motivos y la cesión la acordamos el club y yo, para tener minutos y volver con más fuerza el año que viene y hasta la fecha, la cesión va muy bien; desde que llegué a Soria he jugado todos los partidos y el objetivo de tener minutos se va cumpliendo para que el año que viene pueda pelear".

Eso sí, Aguado es consciente de que el puesto está muy caro en el Real Valladolid: "El puesto está caro en cualquier equipo aunque sea de Tercera. Si estoy en el Valladolid junto a jugadores de esa categoría, será porque tengo que estar ahí; sé que puedo ganarme un puesto y así intento demostrarlo cada día en los entrenamientos".

Durante toda la conversación que mantuvimos con Álvaro Aguado siempre transmitió una sensación positiva, casi en cada respuesta y no podía cerrar la entrevista sin mandar un mensaje de optimismo: "En breve, si todo se soluciona y los organismo correspondientes (Sanidad) da el OK y se puede volver a jugar, estaremos encantados. Espero que todo vuelva a la normalidad, que todo el mundo esté bien y que nos afecte lo menos posible a la salud de nuestras familias. Mucha fuerza para lo que nos queda, que pronto saldremos de esto".