GIRONA

"Quedarán 11 finales; tenemos equipo para lograr el objetivo"

Gumbau transmite el compromiso y las ganas por volver a jugar. Habló de su anécdota en el Barça cuando se quedó dormido y se perdió un entrenamiento.

"Quedarán 11 finales; tenemos equipo para lograr el objetivo"
Girona FC

Gerard Gumbau está con ganas de volver a competir. El confinamiento ya se le está "alargando un poco" y de ahí que desea reencontrarse con sus compañeros en La Vinya y competir para alcanzar el objetivo del ascenso: "Creo que este parón nos ha venido bien. Estábamos en un buen momento, de partidos sin perder, con consistencia antes del estado de alarma y ahora nos quedarán 11 finales. Tenemos equipo para lograr el objetivo y volveremos con las máximas opciones". El medio mantiene un contacto diario con sus compañeros y "están todos muy comprometidos, con ganas de volver. Todos se están cuidando y haciendo lo máximo para mantener la forma".

Gumbau fue el protagonista en el directo que hizo el Girona en su cuenta de Instagram y habló de qué le convenció para firmar por el club rojiblanco el pasado verano: "La temporada pasada no acabé bien en el Leganés, no estaba jugando. Creo que tengo mucho para dar y se me presentó la oportunidad de volver a casa. Vi que era una buena oportunidad para mí porque el proyecto del Girona es muy importante para volver a Primera. Mi objetivo es ayudar a subir. Era la mejor propuesta que podía tener en el fútbol y estoy muy contento y con ganas de volver a la normalidad y alcanzar el objetivo que nos hemos planteado", explicó. Durante estos días de confinamiento está aprovechando para seguir con sus estudios (está a punto de completar el Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte) y le gusta cocinar. En cuanto a las sesiones de trabajo que les marca el cuerpo técnico las hace por la mañana. Eso sí, Martí organiza cada semana dos entrenamientos grupales y está muy a favor porque "sirven para cohesionar al grupo y que no deje de haber feeling. Hacemos spinning de manera grupal y después otro día con actividades de tronco superior, core, movilidad... lo que sea para mantener la forma y vernos las caras, que si no nos olvidaremos de quiénes somos", bromeó.

Tras ello, repasó su carrera deportiva y desveló que estuvo a punto de dejar el fútbol cuando era Cadete: "No jugaba y estuve a nada de dejarlo. Pero gracias a mi padre, que insistió en que jugara, al final acabé teniendo perseverancia y pude llegar a donde me propuse". Al margen de la camiseta del Girona también ha lucido las del Barcelona y Leganés. La entidad azulgrana le firmó para el filial tras estar en Primera Catalana con el Girona y fue un "cambio heavy. En el Barça viví una de las mejores etapas de mi vida. Empecé a jugar como profesional en Segunda A. No me lo creía. E incluso pude debutar con el primer equipo en Copa del Rey contra el Elche. Disfruté, crecí y aprendí". Y, precisamente, de su etapa como azulgrana guarda una anécdota que jamás olvidará: "Durante la época en la que entrenaba con el primer equipo del Barcelona hubo un día, el único en mi vida, en el que el despertador no me sonó. Me desperté y lo hice con la sensación de que había dormido más de lo normal. Y así fue. Tenía como 60 llamadas y me vino a buscar a casa el delegado. Llegué, el entrenamiento ya estaba a acabado, claro, y cuando entré al vestuario jugadores como Alves y Neymar me aplaudieron. Tuve sudores fríos, taquicardias...".