BARCELONA

Setién aún cree en Dembélé

Pese a que el Barça quiere colocarlo en alguna operación para abaratar, si puede, algún fichaje de entidad, el cántabro se lo quiere quedar según Mundo Deportivo.

Setién aún cree en Dembélé
© MIGUEL RUIZ DIARIO AS

Quique Setién, entrenador del Barcelona, quiere quedarse a Ousmane Dembélé. Así lo informa este viernes Mundo Deportivo en su portada y en sus páginas 2-3. Pese a que el Barcelona quiere desprenderse del francés e incluirlo en alguna operación si le resulta posible para abaratar algún gran fichaje, el técnico cántabro sigue convencido de que el extremo puede ser útil pese a que sus primeras tres temporadas en el Barça ha resultado un desastre.

"Se va a salir", dijo Setién de Dembélé cuando se confirmó que Luis Suárez estaría cuatro meses de baja. Lo hizo para justificar que el club no hiciese ningún fichaje pese a que Carles Pérez también había salido dirección Roma. Pocos días después, sin embargo, el francés volvió a romperse para desesperación de técnicos y club. Fichaje carísimo del Barça (105 millones más variables), sufrió una rotura completa del tendón proximal del bíceps femoral de la pierna derecha y fue operado en Turku, Finlandia. As habló después de la operación con el doctor Lasse Lempeinen, que explicó esto: "Esta lesión en el lado derecho fue más grande y más exigente que la lesión en el lado izquierdo que operé en 2017. Estoy seguro de que el equipo médico de Dembélé hará todo lo posible para evitar la nueva lesión. Estoy muy seguro de que después de una rehabilitación cuidadosa, Dembélé podrá volver a jugar al fútbol de alto nivel. Mi estimación es que estará seis meses de baja. Sus mejores años de fútbol están por llegar".

Dembélé ha sido el jugador de las promesas en el Barça. Se ha hablado y no se ha parado de las espectaculares condiciones físicas y técnicas del jugador. Sin embargo, Dembélé no sólo ha decepcionado por las lesiones. También por su poca capacidad para leer el fútbol y tomar las decisiones más acertadas en el terreno de juego. Sin embargo, Setién sigue creyendo en él.