GIRONA

Los socios del Girona bautizarán a la nueva mascota

El nombre para 'La Mosca' se elegirá en una votación entre los tres finalistas propuestos hasta el 10 de mayo. 'Mosquilivi' es una de las posibles opciones.

Los socios del Girona bautizarán a la nueva mascota
Girona FC

Tras decidir que la nueva mascota del Girona será ‘La Mosca’, ahora toca ponerle un nombre. Y en ello se centra la entidad rojiblanca. Los socios serán quienes pongan nombre a la mascota y para ello, el club gerundense ha abierto este miércoles un proceso de consulta para encontrarlo. Hasta el momento, según lo que se puede leer en las redes sociales del Girona, uno de los nombres que más adeptos está teniendo es el de ‘Mosquilivi’, que juega con mosca y el estadio de Montilivi.

Para participar en el proceso de elección del nombre de la mascota, los socios podrán hacer llegar sus propuestas hasta el 10 de mayo, a través de https://socis.gironafc.cat/mascota/ y el club se encargará de elegir los tres más originales. Después, propondrá de nuevo a los socios una votación para elegir el nombre. La propuesta elegida será la que tenga más apoyo. Hasta el momento está teniendo una buena acogida entre los aficionados. Para decidir que la nueva mascota fuera una mosca votaron más de 2.000 socios.

‘La Mosca’ se impuso al resto de propuestas para convertirse en la mascota del Girona tras obtener un 55 por ciento de los votos. ‘La Leona’ quedó en segundo lugar, con un 33%, y ‘La Cocollona’ fue última con un 12%. Las moscas son representativas de Girona porque, según las crónicas medievales, en septiembre de 1286, cuando el ejército francés asediaba Girona y un grupo de soldados intentó profanar la tumba de San Narcís, del cuerpo del Santo empezaron a salir unas moscas gigantes que se pusieron a picar furiosamente tanto los soldados franceses como a sus caballos, obligándoles a huir. Lo mismo sucedería en el siglo XVII en dos incursiones de las tropas francesas en su intento de asaltar la ciudad. La mosca de San Narcís representa esta defensa de la ciudad y la esperanza de que, incluso, después de perder una batalla se puede ganar la guerra.