GIRONA

El Girona ya tiene nueva mascota: ‘La Mosca’

Ha sido la opción elegida, superando a ‘La Leona’ y a ‘La Cocollona’, tras obtener el 55 por ciento de los votos. Simboliza lucha, victoria y orgullo gerundense.

El Girona ya tiene nueva mascota: ‘La Mosca’
Girona FC

El Girona ya tiene nueva mascota: ‘La Mosca’. Así lo ha anunciado este lunes al mediodía la entidad rojiblanca después de haber sido la propuesta más votada por sus socios. ‘La Mosca’ ha obtenido el 55 por ciento de los votos y ha superado a ‘La Leona’ (33%) y a ‘La Cocollona’ (12%). La consulta se realizó en las últimas semanas a los más de 10.000 socios del club gerundense y han participado más de 2.000.

De esta manera, ‘Carmany’, mascota que nació en 2011 en plena campaña ‘Tots Som Girona’ (estaba en el olvido), ya tiene sustituta. ‘La Mosca’, que se convirtió en una de las favoritas entre la afición del Girona desde el inicio de la consulta, ahora se encargará de amenizar los partidos del club rojiblanco en Montilivi. “¡Esperamos poder presentar nuestra nueva mascota pronto en Montilivi con todos vosotros y volver a disfrutar del fútbol con ella!”, expuso la entidad en un comunicado. Lo cierto es que ‘La Mosca’ está íntimamente ligada a la historia de Girona y de Sant Narcís. Simboliza lucha, victoria y orgullo gerundense. “Con su figura queda muy bien representada la historia de la ciudad y los valores del Girona”.

Las moscas son representativas de Girona porque, según las crónicas medievales, en septiembre de 1286, cuando el ejército francés asediaba Girona y un grupo de soldados intentó profanar la tumba de San Narcís, del cuerpo del Santo empezaron a salir unas moscas gigantes que se pusieron a picar furiosamente tanto los soldados franceses como a sus caballos, obligándoles a huir. Lo mismo sucedería en el siglo XVII en dos incursiones de las tropas francesas en su intento de asaltar la ciudad. La mosca de San Narcís representa esta defensa de la ciudad y la esperanza de que, incluso, después de perder una batalla se puede ganar la guerra.