LA INTRAHISTORIA

Las Flores, gemelas y rivales hasta con la selección

Sabrina y Mónica Flores son como dos gotas de agua. Gemelas que comparten casi todo, excepto selección. Una optó por Estados Unidos, otra por México. Ahora juegan en España

Sabrina y Mónica Flores con las diferentes selecciones.

Mónica y Sabrina Flores comparten casi todo, menos los colores que defiende. Las gemelas, ahora ambas en la Primera Iberdrola, son dos gotas de agua en el físico, ambas jugan de lateral y hasta carrera universitaria. Lo que no comparten estas hermanas nacidas en Estados Unidos es selección.

Nacidas en New Jersey de padre mexicano y madre rumana, ambas desde pequeñas encontraron en el fútbol su pasión. Desde pequeñas compartieron equipo y juegos. Pero llegó el momento de elegir selección. Al tener la doble nacionalidad, Estados Unidos y México las llamaron para sus categorías inferiores y cada una tomó un camino. Sabrina, ahora en las filas del Sevilla, se decidió por la selección de las barras y estrellas, Mónica, que milita en el Valencia, decidió defender al equipo azteca. Y en 2016 el destino quiso enfrentarlas. En el Mundial Sub-20 de Papua Nueva Guinea, México y Estados Unidos se jugaban una plaza en las semifinales. Ganó Sabrina, que consoló tras el partido a una Mónica que lloraba desconsolada por el campo. Antes que la celebración estaba su hermana.

El destino ha querido que Mónica siga siendo una fija en la selección azteca, mientras que Sabrina no ha alcanzado el equipo absoluto de Estados Unidos. Tras estudiar las dos medicina en la Universidad de Notre Dame, Mónica dio el salto a Europa y llegó al Valencia, Sabrina jugó en la NWSL con el Sky Blue antes de aterrizar en España.

Ahora ambas viven el confinamiento juntas en Sevilla, donde se trasladó Mónica para poder pasar estos días juntas.