GIRONA

“El Girona es un club ejemplar en todo; se echa de menos”

Eloi Amagat, Jandro, Richy y Felipe Sanchón se citan en una videollamada y recuerdan, con “mucho cariño” su pasado en la entidad rojiblanca.

0
“El Girona es un club ejemplar en todo; se echa de menos”

El Girona ha querido dar una grata sorpresa este sábado por la tarde a su afición y ha desvelado una videollamada entre cuatro jugadores que marcaron un antes y un después en la entidad rojiblanca: Eloi Amagat, Jandro, Richy y Felipe Sanchón. Dejaron un gran sabor de boca en la hinchada gerundense y no dudaron en comentar que "echan mucho de menos" el pasado. Los cuatro coincidieron, entre otras, en la temporada 2012-13, que fue la primera vez que en Girona se soñó con ascender a Primera. Rubi les debe una comida en 2023 para celebrar los diez años de aquello. Cursos después, 2016-17, el sueño se hizo realidad, ya sin Jandro, y Eloi, Richy y Felipe Sanchón lo vivieron. Ninguno tiene malas palabras hacia el club y tras alegrarse por lo que ha cambiado, coincidieron en que “el Girona es un club ejemplar en todo”.

Eloi Amagat fue el encargado de llevar la voz cantante en la conversación y no dudó en tildar a Richy, Jandro y Felipe Sanchón de jugadores “importantes. Han dejado huella en el club y en la gente. Es difícil cuantificarlo, pero lo llevamos dentro”. Los cuatro fueron capitanes rojiblancos en algunas de las temporadas y como pistoletazo de salida desvelaron qué hacen en el presente. Eloi Amagat (Olot) y Felipe Sanchón (L’Hospitalet) aún siguen en activo. “Bueno, quedan sin retirar uno y medio", bromeraron refiriéndose a Felipe porque está lesionado (también hace algunas labores en AFE). En cuanto a Jandro, se retiró el año pasado en La Nucía tras ascender a Segunda B y desde verano trabaja en AFE. Vistió la camiseta del Girona cinco cursos y “se echa de menos porque es una ciudad acogedora y la gente me trató muy bien”. Pasó campañas con salvaciones milagrosas y el mazazo de la 2014-15. Su último partido fue en la vuelta de la primera eliminatoria del playoff de ascenso, con la remontada del Zaragoza (1-4). Como buen momento se queda con la temporada 2012-13, con Rubi en el banquillo, y es que fue “la primera que se pudo subir a Primera. Esa sensación la tengo grabada y fue una pena. Pero no llegamos bien al playoff”. Atesoraba mucha calidad y de ahí que nunca le faltaron ofertas para salir cada año. Pero “en esos momentos busqué otra cosa que no fuera solo el fútbol. Estaba muy bien en la ciudad y no me apetecía”. Y eso que la mayor tentación la recibió el curso 2011-12. En invierno le llamó el Depor, líder por aquel entonces de Segunda (al final ascendió a Primera) para firmarle y se negó. El Girona iba último. Se quedó y el equipo se salvó con Salamero en el banquillo. Ejemplo de compromiso.

Ya hablando de Eloi, Richy y Felipe Sanchón, los tres estuvieron en el ascenso a Primera de la temporada 2016-17. Los recuerdos, todos bonitos, se les amontonan y es que “tuvimos cinco-seis días de celebración y en ninguno tuve resaca”, destacó Richy, un “vinagre (vivir enfadado)” según sus compañeros. Es más, en un amigo invisible le regalaron un bote de vinagre. Felipe pasó unos últimos años complicados en el Girona por las lesiones y no dudó en recordar, en tono jocoso, que llegó a estar más de 55 partidos seguidos sin jugar. Desde la jornada 22 de la temporada 2015-16 hasta la 35 de la siguiente. “Lo pasé mal. En diciembre pude irme al Albacete, pero tenía la espina clavada de que tenía que irme con el Girona en Primera. Y estaba convencido de que lo lograríamos. No me quería ir de esa manera. La semana del ascenso ha sido la mejor de mi vida. Increíble”, rememora.

¿Y Eloi Amagat? Dijo que aún tiene cuerda para seguir jugando porque “las piernas me tiran bastante y estoy bien en el Olot”. Él sí disfrutó de Primera con el Girona y “es una de las mejores experiencias que he tenido”. Tanto él como Richy, Jandro y Felipe Sanchón son historia de la entidad rojiblanca.

Rubi les invitará a comer o a "un fin de semana en la playa" en 2023

La anécdota que más sonrisas levantó durante la conversación fue cuando se recordó que en 2023 tienen una comida pagada por Rubi. “Por su trayectoria podría ser un fin de semana en la playa”, dijo Eloi Amagat a ver si le llegaba al actual técnico del Betis. Y el motivo de la quedada fue clara: “Lo dijo Rubi en la charla previa al partido en Almería de la temporada 2012-13. Antes de la final del playoff, nos jugábamos el ascenso. Comentó que dentro de diez años nos encontraríamos para revivir lo bonito del momento, independientemente del resultado”. Así que aquella plantilla tiene una cita en tres años.