ALAVÉS

Servicios mínimos en el Alavés con responsables de Prensa, marketing y ticketing trabajando

El cuerpo técnico y médico lo hacen desde casa y supervisan el trabajo del día a día de los futbolistas del club babazorro.

Mendizorroza
DIARIO AS

Nadie está totalmente parado porque, por ejemplo, los ejecutivos del club siguen haciendo gestiones pero desde casa. También los jugadores que entrenan en sus domicilios todos los días supervisados por el cuerpo técnico y los médicos del club. Pero no acuden a los lugares habituales de trabajo: Mendizorroza, Ibaia o la ciudad deportiva del Bakh. Algunas instalaciones están, directamente, cerradas.

Pero sí lo hacen los responsables del césped en el estadio municipal y en Ibaia. Van todos los días, en persona, para que el pasto no se eche a perder. También están activados algunos profesionales del servicio de comunicación, de marketing, patrocinios y publicidad e incluso de ticketing.

En este caso sí acuden a diario a las oficinas del Grupo Baskonia sitas en el Buesa Arena. Entre todos ellos y algunos directivos implicados, se cubren los eventos que hay previstos, básicamente solidarios. A grandes rasgos, se puede convenir que hay una persona por departamento trabajando de forma presencial en el día a día. Todos ellos están, lógicamente, sometidos al ERTE de la empresa.

Los desplazamientos se hacen desde casa a un entorno alejado del centro de la ciudad. Resulta fácil aparcar sin problemas y luego moverse por las instalaciones con poco riesgo de contagio debido a los espacios existentes. Se extreman las medidas higiénicas y de limpieza y se realizan protocolos continuamente para evitar la propagación del virus.

En el caso de los jardineros de la ciudad deportiva de Ibaia y el de Mendizorroza, están en solitario en sus funciones y no ponen en riesgo a nadie. Cuando haya de nuevo actividad, habrá que extremar las labores de limpieza y se realizarán protocolos de control muy exigentes para todos los que acudan allí. Comparecerán sólo los trabajadores y deportistas mínimamente necesarios. Se descartan, por ejemplo, las ruedas de prensa con periodistas presenciales.