BARCELONA

"Me llamaron loco por sugerir al Barça fichar un suplente..."

El director deportivo del Palmeiras confiesa a Fox Sports Brasil los entresijos de uno de los fichajes más extraños del Barcelona en los últimos tiempos, el de Matheus Fernandes.

El pasado mes de enero el Barcelona cerraba el fichaje de Matheus Fernandes procedente del Palmeiras. Una incorporación que pilló por sorpresa a todos y que aún pocos entienden. El joven centrocampista fue cedido de inmediato al Valladolid, donde debido a la crisis del coronavirus aún no ha podido debutar.

Ahora el director deportivo del Palmeiras, Alexandre Mattos, explica en Fox Sports Brasil cómo fue la venta del jugador, por el que el club brasileño ingresó unos 7 millones de euros.

"A finales de octubre de 2019 llamé a André Cury y le pedí que hablara con Abidal porque quería enseñarle a un jugador. André Cury pensaba que era Dudu y Éric Abidal fue a ver una sesión de entrenamiento para el equipo reserva de Palmeiras. Le dije 'mira el número 35'. En ese momento me llamaron loco en el club. ¿Quieres vender un jugador de reserva de Palmeiras, que juega poco, al Barcelona? Yo pensé que no jugaba por decisión del técnico, que es algo a respetar", cuenta Mattos. Finalmente algo debió de ver Abidal en el joven jugador brasileño, a quien por el momento no hemos podido ver en acción.

El pasado mes de enero el Barcelona cerraba el fichaje de Matheus Fernandes procedente del Palmeiras. Una incorporación que pilló por sorpresa a todos y que aún pocos entienden. El joven centrocampista fue cedido de inmediato al Valladolid, donde debido a la crisis del coronavirus aún no ha podido debutar.
 
Ahora el director deportivo del Palmeiras, Alexandre Mattos, explica en Fox Sports Brasil cómo fue la venta del jugador, por el que el club brasileño ingresó unos 7 millones de euros.
 

"A finales de octubre de 2019 llamé a André Cury y le pedí que hablara con Abidal porque quería enseñarle a un jugador. André Cury pensaba que era Dudu y Éric Abidal fue a ver una sesión de entrenamiento para el equipo reserva de Palmeiras. Le dije 'mira el número 35'. En ese momento me llamaron loco en el club. "¿Quieres vender un jugador de reserva de Palmeiras, que juega poco, al Barcelona? Yo pensé que no jugaba por decisión del técnico, que es algo a respetar", cuenta Mattos.