ATLÉTICO DE MADRID

Leyenda del Atlético: la Liga de Sabadell cumple medio siglo

El equipo rojiblanco logró hace 50 años su sexto título, con Marcel Domingo y su histórico contraataque. Hasta la Creu Alta se desplazaron 15.000 colchoneros.

A la izquierda, Calleja celebra el 0-2; a la derecha, Ufarte conduce el balón en el Sabadell-Atlético.
DIARIOAS

La sexta Liga del Atlético cumple 50 años. Hace hoy medio siglo, a las cinco de la tarde, empezaba el asalto al título con la final de Sabadell: los rojiblancos tenían que ganar, ante la presión del Athletic, y lo hicieron 0-2, no con poco sufrimiento y con goles de Ufarte y Calleja, cuya celebración dejó una de las fotos más icónicas de la historia del club. Junto a Luis, Adelardo, Gárate, Rodri, Melo…, el Atlético recuperó el trono cuatro años después y rompió la exitosa racha del Madrid.

Al mando del equipo estaba Marcel Domingo, que como portero había ganado las Ligas del 50 y del 51 y, nada más llegar al banquillo, se convirtió en el primer campeón del Atleti como jugador y entrenador (luego lo lograron Luis y Simeone). “Un revolucionario”, decían años después sus futbolistas. Aquel equipo destacó por su contraataque moderno, vistoso y letal, algo que quedó como marca de la casa gracias al técnico. Pero hasta la última jornada no pudieron sellar el título.

El equipo venía de una temporada complicada, en el verano del 69 salieron mitos como Collar y Griffa, y en septiembre se celebró el homenaje a Rivilla, un partido contra el Santos de Pelé. Perdió 1-3, pero se vieron buenas maneras y pronto el Atleti cogió vuelo en la Liga, en duelo intenso con Madrid y Athletic, aunque los blancos acabarían aflojando. En la antepenúltima jornada, el Atlético cayó en Bilbao y le cedió el liderato; en la siguiente, el Athletic perdió en Valencia, así que los de Domingo lo recuperaron: si ganaban al Sabadell, serían campeones.

No fue aquella una semana cualquiera. El entrenador concentró a los suyos tres días antes en Castelldefels, buscando tranquilidad. Los veteranos más optimistas (Adelardo, Luis, Ufarte…) recordaban que cuatro años antes el Atleti levantó la Liga en Sarriá en una situación similar. Y la afición también estaba encendida: cinco vuelos chárter, dos trenes, 60 autobuses… Se esperaban cerca de 15.000 colchoneros en la Creu Alta.

Y llegó el partido, con un Atlético que formó con Rodri; Melo, Ovejero, Calleja; Adelardo, Jayo; Ufarte, Luis, Gárate, Alberto y Salcedo (sustituido en el 79’ por Irureta), y que —así cuentan las crónicas— comenzó atenazado. El 0-0 al descanso preocupaba, aunque tampoco ganaba el Athletic al Celta. A la vuelta los rojiblancos se agigantaron, con Ovejero, Adelardo y Ufarte brillantes, y superaron claramente al Sabadell. Primero marcó Ufarte (68’), bajando con el pecho un pase de Gárate, y casi al final Calleja remató una falta colgada por Luis. El capitán logró cinco goles en 425 partidos, así que ese lo festejó a lo grande.

Aficionados del Atlético, a punto de coger un tren para ir al partido de Sabadell.

El Atleti era campeón, Marcel Domingo salió a hombros de los aficionados (y renovado dos años) y Gárate, Luis y el madridista Amancio compartieron el Pichichi (16 goles). El club, tras el título, pasó en unos meses de los 23.000 socios a los 40.000 (esa cifra redonda le correspondió a Calleja). La siguiente Liga se escapó en la última jornada, un Atlético-Barça que hubiera coronado al ganador, acabó en empate y sirvió el título al Valencia. El Atleti logró la Copa del 72 y la siguiente Liga no se hizo esperar: en 1973, ya con Max Merkel.

Ufarte: "Aquel Atlético hacía muy buen fútbol"

José Armando Ufarte (Pontevedra, 1941) llegó al Atlético en 1964 y en diez años logró dos Copas y tres Ligas. Marcó un gol clave en 1970 y lo recuerda con AS desde su confinamiento en Madrid.

¿Fue una sorpresa aquella Liga de 1970? El equipo venía de un año difícil...

Bueno, en el 66 habíamos sido campeones con un gran equipo, pero se deshizo y vinieron jóvenes como Irureta, Melo, Gárate... que necesitaban tiempo. En esa 69-70, el grupo estaba muy formado.

Y llegó Marcel Domingo.

Era muy buen entrenador, trabajábamos mucho, con ideas nuevas. Conocía muy bien el club y a los jugadores y supo sacar partido de todos. Se hizo un fútbol muy bueno aquellos años.

¿Cómo fueron los días previos y el propio partido?

Imagínate, había una Liga en juego y el Atlético ganó tres en esos diez años (66, 70 y 73) y luego, en casi 50, otras tres. Es muy difícil. El Sabadell apretó, pero nosotros teníamos más ganas aún. Sabíamos que éramos mejores, pero fuera de casa los partidos se complican.

"Les decía en los partidos difíciles: 'Si no sois capaces de marcar, ya os echo yo una mano', y se reían"

Usted hizo el 0-1…

Tuve la suerte de marcar en el 66’ en Sarriá y en el 70’ en Sabadell. Ya les decía en los partidos difíciles: “Si no sois capaces de marcar, os echo una mano”, y se reían. Me llegó un centro desde la izquierda, lo paré con el pecho y chuté rápido, a la derecha del portero. El 0-1 casi nos daba la Liga, nuestra defensa estaba muy firme.

Había 15.000 atléticos en Sabadell.

Yo a la afición le tengo mucho cariño, se ha portado genial conmigo. Tuve oportunidades de salir, pero no se me pasó por la cabeza porque estaba muy a gusto y feliz.