OSASUNA

Barja, agradecido y feliz

"Tengo que agradecer a Barulio y Cata que cuando me lesioné me llamaran para decirme que estuviera tranquilo porque iba a renovar", asegura.

Barja, agradecido y feliz
Mikel Saiz DIARIO AS

Aunque de manera virtual, Kike Barja ofreció una rueda de prensa, aunque de manera virtual, acompañado del director deportivo del club, Braulio Vázquez. El navarro será rojillo hasta 2023, tras ampliar su contrato por dos temporadas. La cláusula de rescisión de Kike Barja será de 10.000.000 euros en LaLiga Santander.

El director deportivo del club comentó: “Consideramos desde el club que era el momento de renovar su contrato. Cuando se lesionó le llamé para que estuviera tranquilo. Es el prototipo de canterano que refleja los valores del club. Esta renovación se la ha ganado él, nadie le ha regalado nada. Es una renovación de justicia deportiva”.

Por su parte Barja, quien tiene claro que su sueño sería jugar toda la vida en Osasuna, comentó: “Estoy contento y súper feliz. Tengo que agradecer a Barulio y Cata que cuando me lesioné me llamaran para decirme que estuviera tranquilo porque iba a renovar. Era una lesión larga y eso me dio tranquilidad. También tengo que dar las gracias a Arrasate porque me dio confianza, continuidad y me ha dado la oportunidad de jugar en mi posición. Estoy agradecido, al club, al cuerpo técnico y a los compañeros, que me hacen sentir un jugador muy querido en la plantilla. Cuando regrese la competición intentaré devolver la confianza. Espero seguir muchos años aquí porque estoy en mi casa, con mi familia, en el equipo de mi vida y soy feliz. Soy muy afortunado”. El jugador rojillo añadió que: “Me tomo la renovación como una recompensa sobre todo al esfuerzo y el trabajo que llevo haciendo día a día desde que llegué a este club. También es un oportunidad para seguir mejorando y afrontar retos nuevos”.

Para Barja estos doce últimos meses no han sido fáciles, nada más recuperarse de su lesión de rodilla, una apendicitis le hizo volver a parar y ahora le está tocando vivir, como a todo el país, una situación insólita. En referencia a todo lo que le ha tocado pasar manifestó: “Ha sido algo totalmente nuevo en mi carrera porque apenas había tenido lesiones. Este último año me ha tocado vivir una lesión de cruzado, una apendicitis, una pandemia… Lo he visto como una oportunidad de mejorar, crecer y madurar. Muchas veces me preguntan si ha sido duro y yo realmente no lo he vivido como algo duro. Te da envidia ver a tus compañeros hacer cosas que tú no puedes, pero he disfrutado este proceso porque durante el he conocido gente que me ha ayudado mucho, tanto psicológicamente como físicamente. Me ha servido para mejorar. El cariño de la afición ha sido brutal”.

En cuanto a qué supondría para él que no se reanudara la competición y se diera por terminada la temporada: “Sería un inconveniente importante porque la temporada no está acabada y no sé cómo se podría ajustar la clasificación. Todos tenemos esa incertidumbre. Me gustaría acabar la temporada siempre y cuando sea en unas condiciones óptimas. Yo no concibo el fútbol sin aficionados”.

El jugador rojillo se refirió también a la bajada de salarios que han sufrido: “Es algo que era obvio que teníamos que hacer. Si no trabajas no produces y no ganas dinero. En comparación con lo que está pasando en otros equipos somos unos privilegiados. A veces se tacha a los futbolistas de insolidarios y da rabia porque pagamos muchos impuestos, somos solidarios, ponemos de nuestra parte para diferentes causas. Creemos que la decisión que ha tomado el club es totalmente lógica”.

Braulio que situación queda los jugadores que acaban contrato en junio: “Los jugadores con los que he hablado que terminan contrato el 30 de junio, tienen total predisposición para acabar con nosotros la temporada de jugar más allá del 30 de junio, independiente de lo que marque la norma, independientemente de si renuevan o no. FIFA, UEFA o Liga seguramente harán una renovación del contrato para que puedan terminar la temporada. ”. El director deportivo del club valoró la repercusión que puede tener la pandemia en el mundo del fútbol: “La burbuja se pincha. Nuestra plantilla está valorada en 70 millones y hace unos días ya había bajado 10 millones. Imaginad extrapolar esto a otros clubes. Para mí el dinero que se pagaba por algunos jugadores era exagerado. Influye en el precio de los futbolistas, no en su valor”.

Además, el gallego reconoció que es complicado planificar la próxima temporada porque no se sabe que pasará, aunque lo que está claro es que los ingresos van a bajar muchísimo.