ESPANYOL

Abelardo: “En mi vida disfruté jugando con Cruyff"

El asturiano, “enamorado” del holandés, cree que ni él practicaría ahora su 3-4-3. Explica por qué no puede emplear el 4-4-2 en el Espanyol y que no piensa en la vuelta de LaLiga.

Abelardo: “En mi vida disfruté jugando con Cruyff"
JOAN MONFORT DIARIO AS

Charla magistral de fútbol, táctica, dinámicas y anécdotas la que el técnico del Espanyol, Abelardo Fernández, mantuvo en una videoconferencia junto a su homólogo en el Eibar, José Luis Mendilibar, para el Comité Gallego de Entrenadores y la Federación Gallega de Fútbol. Con varios mensajes. El de actualidad, que no piensa siquiera en la reanudación de LaLiga en medio de esta terrible pandemia de COVID-19. El de fondo, que ni siquiera los técnicos más laureados tienen la patente de qué es jugar bien al fútbol.

“Está claro que lo echo de menos, y que sigo trabajando en casa, pero pienso poco en el hecho de volver a entrenar, a jugar. Es una situación que nadie quiere, muy extraña, y cuando la salud esté bien y no haya riesgo para nadie, entonces podremos pensar en nuestra profesión. Pienso más en quien lo está pasando mal que en volver a entrenar o a competir”, aseguró de entrada Abelardo, quien admitió: “No sé lo que va a pasar. Va a ser difícil volver a entrenar y reanudar LaLiga en unas condiciones óptimas. Después de todo este tiempo, se va a necesitar un mes y pico de pretemporada”.

Advirtió el técnico perico que “entrenarse en casa no son movimientos de fútbol, el riesgo de lesión es mayor. Jugar sin público no me gusta, vi el Eibar-Real Sociedad por la tele y no es fútbol, pero estamos para obedecer. Y si se reanuda LaLiga, tendremos que llegar en las mejores condiciones para intentar salir de la situación en la que estamos en los 11 partidos que quedan”.

Cree el preparador que, ante una mala racha de resultados, “lo principal es que los jugadores te vean a ti tranquilo. El entrenador debe transmitir seguridad. Si te ven con la cabeza gacha, pesimista, estás fastidiado. Lo que haces es ver en qué falla y el equipo y en qué fallas tú, tu capacidad de cambiar la alineación, el sistema, la forma de jugar… Y que los jugadores vean que lo que tú les explicas va a dar sus frutos. Luego el fútbol es muy difícil, a todos los entrenadores nos cesan en algún momento porque no siempre la pelotita entra”.

“En el Espanyol no tenemos esos extremos verticales”

Asumió también Abelardo que “desde categorías inferiores del Sporting, siempre me ha gustado jugar un 4-4-2. Sin embargo, en el Sporting B jugamos un 4-3-3 porque tenía a una plantilla para jugar así”.

Y enlazó con la actualidad: “Me gusta jugar con doble pivote, con dos extremos abiertos. Sí es cierto que en el Espanyol no tenemos esos extremos verticales, con capacidad de desborde y de sacar centros. Ahora estoy jugando más un 4-2-3-1, con Darder enlazando con Raúl de Tomás”. Indicó que “el entrenador se tiene que amoldar un poco a los jugadores, pero cuando empiezas a planificar la temporada con un director deportivo, se fichan jugadores en sintonía con la idea de juego del entrenador”.

Siempre me tachan de muy defensivo”, lamentó Abelardo, preguntado por si su estilo es opuesto al de Johan Cruyff, quien le entrenó en el Barcelona: “Yo creo que Cruyff no jugaría ahora como jugaba en su época, y eso que soy un enamorado de él y que tuve la suerte de tenerlo dos años de entrenador. Pero jugando un 3-4-3… Precisamente cuando jugaba con él, me decían que cómo habría disfrutado en ese equipo. ¡Yo no he disfrutado en mi vida jugando con Cruyff! Jugando con una defensa adelantada, con unos espacios enormes por detrás… Yo veía espacios por todos lados”, escenificó.

Y abundó: “Mi idea no es defensiva, yo creo que todo lo contrario. Me gusta apretar arriba al rival, sí es cierto que si no puedes tener protagonismo con balón no te queda otro remedio que replegar y aprovechar tus armas de otra forma”.

Abelardo

“Jugar bien no es tener el balón por tenerlo”

En ese sentido, apuntó Abelardo que “jugar bien no es tener el balón por tenerlo, sino saber manejar tanto el aspecto ofensivo como el defensivo. Sí es bueno tenerlo en campo rival, dominar los partidos. Pero yo prefiero no tener el balón un 65 por ciento pero haber metido muchos centros, haber rematado, finalizado, y saber en cada momento del juego qué debe hacer el jugador en beneficio del equipo. Eso es jugar bien”, explicó.

Otra de las muestras de buen juego es el balón parado, al que el asturiano da “mucha importancia”, aunque “muchas veces buscas muchas situaciones de bloqueo, de ventaja ante el marcaje, pero al final la experiencia me dice que se trata de tener un buen lanzador y cinco buenos rematadores que ocupen cada uno un espacio”.

Y en esa faceta de la estrategia puso un ejemplo muy singular: “Cuando juegas contra el Real Madrid, miras los córners y dices ‘pero si no hacen ningún movimiento’, pero es que tienen a Sergio Ramos, Casemiro, Benzema, Bale… Cada cual ocupa una zona, Kroos pone el balón como quiere y ahí va”.

“Les digo a mis jugadores que no entren a Messi”

Llegó también una pregunta recurrente, que es cómo frenar a Lionel Messi. Tras bromear (“pegándole un tiro”), se puso serio Abelardo para asimilar que “Messi es el jugador más determinante que hay hoy en el fútbol mundial. La diferencia del Barcelona, con extraordinarios jugadores, es Messi. No es solo su capacidad goleadora, en los últimos años es el mejor asistente y el mejor lanzador de faltas del mundo”.

Y aportó un pequeño secreto: “Cuando jugamos contra Messi, les digo a mis jugadores que no le entren a Messi porque les va a regatear y conseguirá una ventaja en una zona de juego que es letal. Luego, casi siempre he perdido contra el Barcelona, pero yo creo que tienes que aguantarle”.

“Yo ahora como central sería pequeño”

De los cambios en el mundo del fútbol, señaló Abelardo que “ahora se juega en espacios más reducidos. Pero sobre todo creo que ha cambiado a nivel físico. Ahora el jugador es mucho más físico. Yo, por ejemplo, mido 1,83… Ahora como central sería pequeño. Incluso los laterales y extremos también lo son. Ahora bien, el futbolista bueno de antes también jugaría hoy, sin duda”, aseveró.

Amante de “ir de cara, no engañar nunca a los jugadores”, cree el entrenador del Espanyol que “las redes sociales han cambiado muchísimo el fútbol”. De todos los futboilistas a los que ha dirigido, se queda con Jony Rodríguez como individualidad, tácticamente con Víctor Laguardia y Manu García, y estimó que “Munir (El Haddadi) es el jugador de mayor calidad al que haya entrenado”.

Y, en el plano personal además de ensalzar sus temporadas en el Candás y el Tuilla de Tercera, consideró que su ascenso al banquillo del Sporting de Gijón no se habría producido “de no ser por las circunstancias económicas que rodeaban al club". Humildad. Así comenzó su ascenso a la elite que hoy sigue en el Espanyol.