MÁLAGA

Ocho años del último gol de Van Nistelrooy en un Málaga al que espera volver

Se han cumplido ocho años del último gol que marcó Ruud Van Nistelrooy con el Málaga antes de su retirada. Algún día le gustaría entrenar al equipo blanquiazul.

Ocho años del último gol de Van Nistelrooy en un Málaga al que espera volver
Mariano Pozo DIARIO AS

La web oficial de LaLiga realizó este jueves un recordatorio muy especial hacia la imponente figura de Ruud Van Nistelrooy. El 9 de abril de 2012 el gran delantero de los Países Bajos marcó su último gol como jugador del Málaga. Poco tiempo después anunció su retirada. Tenía 35 años. Ese día el Málaga derrotó por 3-0 al Racing. El holandés, que había saltado al campo a los 60’, anotó el tercer gol, muy aplaudido por La Rosaleda porque ya tenía aroma de despedida para el ídolo. También marcaron Isco y Cazorla. Pocas jornadas después el equipo culminó su histórica clasificación para la Champions tras derrotar al Sporting con el recordado gol de Salomón Rondón.

Tras terminar su etapa con el Hamburgo se convirtió en el fichaje bomba y mediático del verano de 2011. De manera paralela el club firmaba un acuerdo de asociación con la UNESCO por cuatro años. El rumboso acto de la firma fue el 1 de junio en el Museo Picasso y estuvieron nada menos que la directora general de este organismo, Irina Bokova y Abdullah Al Thani. Un acuerdo curioso porque el Málaga pagaba, no cobraba, 1,5 millones de euros por llevar UNESCO en su camiseta. En aquellos tiempos de vino y rosas todo daba igual.

Y en este escenario vino Van Nistelrooy. Llegó en avión privado y firmó por una temporada y opción a otra. Aunque estaba en el ocaso de su carrera el jeque pensó que podría ser la bandera de un proyecto que, en palabras de su entonces hombre de confianza Abdullah Ghubn, iba a convertir al Málaga “en el Chelsea de la Costa del Sol”. Eso decía.

El presupuesto se disparó. De los 25,7 millones de euros del Málaga de Fernando Sanz y los 75 del curso anterior se pasó a 150 millones de euros. Tercero de LaLiga solo por debajo del Real Madrid y Barcelona. Llegaron futbolistas de tronío y a golpe de talonario como Cazorla, Toulalan, Monreal, Joaquín o Isco. Fichajes que el jeque tardó en pagar por lo que empezaron a llover denuncias. Parecía increíble. Solo fue el principio del caos. Pero eso es otra historia.

A pesar de que ya no era el de sus mejores tiempos, Van Nistelrooy dejó un agradable recuerdo en la Costa del Sol. Era el primero en venir a los entrenamientos y el último en marcharse. Además guió los pasos de los más jóvenes como Salomón Rondón, Portillo, Juanmi, Ignacio Camacho, Recio y, por supuesto, Isco. Jugó 28 partidos, diez de ellos como titular. Además de este gol a los racinguistas, marcó otros tres al Getafe, Sporting y Espanyol. Su maltrecha rodilla precipitó la decisión de abandonar el fútbol el activo.

La identificación de Van Nistelrooy con Málaga fue total. Tenía una residencia en Marbella y venía con bastante frecuencia. Mantiene contacto con gente del club. Hoy día entrena en las categorías inferiores del PSV y se había unido al cuerpo técnico de la selección de los Países Bajos con vistas a la Eurocopa que, como es conocido, se ha suspendido por el Coronavirus. Le gustaría entrenar al Málaga algún día en un futuro. Condiciones de estratega desde luego que no le faltan.